Maha Akhtar
Maha Akhtar - JOSÉ GALIANA
FERIA DEL LIBRO

Maha Akhtar: «¿Qué harías si mataran a tu padre, a tu madre y a tus hermanos?»

La autora libanesa afincada en Nueva York pone rostro humano a la tragedia siria en «Medianoche en Damasco», su última novela

SEVILLAActualizado:

Maha Akhtar, la escritora y periodista afincada en Nueva York pero nacida en Beirut, conocida por su autobiografía «La nieta de la maharaní», «best-seller» en España, ha cambiado de registro literario y ha puesto en su quinta novela rostro humano al drama que vive Siria en «Medianoche en Damasco» (Roca).

La autora de «La princesa perdida», «Miel y almendras» y «Las huellas en el desierto» se adentra por primera vez en el género de los espías para explicar el inicio de la guerra siria, que ha convulsionado Oriente Próximo y producido el mayor éxodo de refugiados del siglo XXI, con imágenes espeluznantes como la del pequeño Aylan Kurdi, ahogado en una playa griega durante su huida con su familia.

Uno de los mejores agentes de la inteligencia militar de Siria y amigo del presidente Asad no puede soportar la brutal represión iniciada por el régimen contra su pueblo y deserta. Su lucha por formar una oposición que logre derrocarlo le llevará a buscar alianzas con grupos radicales y a contactar con la CIA y un periodista estadounidense.

«El general que protagoniza la novela está inspirado en un familiar mío que ama profundamente a Siria y a su pueblo y que desertó para no formar parte de los crímenes de Asad», comenta Ahktar, que toma partido por el débil masacrado. «En sus primeras manifestaciones pacíficas los ciudadanos sirios no estaban exigiendo una democracia como se concibe en Occidente sino derechos humanos y reformas que permitan un progreso económico. Todos querían una vida normal, un futuro para sus hijos, lo que queremos todos en todo el mundo», añade la escritora que trabajó durante 15 años como periodista de la CBS junto a Dan Rather.

El patriotismo es la bandera que enarbolaron los dos bandos que se enfrentan en Siria con un saldo de casi 500.000 muertos y de cinco millones de desplazados. «Como decía Samuel Johnson —recuerda la autora libanesa con pasaporte norteamericano—, el refugio del canalla es el patriotismo y Asad está escondiéndose detrás de la palabra patria para masacrar a su pueblo». Y añade. «En Siria no se puede más. Nadie quiso una guerra civil en Siria pero Asad los llevó a eso».

Refugiados y EE.UU.

Los refugiados preocupan a Akhtar, a la que le duele la respuesta que están recibiendo de EE.UU., el país que la acogió y en el que vive desde hace más de dos décadas. «Un niño que perdió a sus hermanos, a sus padres y a su casa en un bombardeo, ¿qué puede hacer?. Ningún sirio quiere vivir en Europa o Estados Unidos pero no tienen más remedio. Lo que quieren es poder volver a su país pero en Norteamérica esto no se entiende y se les ha cerrado las fronteras», lamenta.

Akhar agradece la hospitalidad europea, especialmente la alemana. «En España se entiende perfectamente porque el pueblo es de donde tú vienes, ahí tienes tus raíces. Eso pasa en todos los países del Mediterráneo, también en Oriente Próximo», dice.

La autora se hace otras preguntas en su novela. ¿Qué harías tú si matan a tu madre y a tu padre? Hay que ponerse en el pellejo de estos personajes. No todos los sirios que combaten a Asad son yihadistas ni terroristas, aunque en Siria el terrorista que pone una bomba se considera tan patriotas como Asad», recuerda.