Malú durante su actuación en Sevilla este sábado
Malú durante su actuación en Sevilla este sábado - RAÚL DOBLADO
CRÓNICA CONCIERTO MALÚ

Malú luce incontenible en Sevilla con su «Oxígeno Tour»

La artista madrileña actuó anoche ante un Auditorio Fibes completamente abarrotado

Actualizado:

Por fin se hizo realidad la cita que tantos fans sevillanos de Malú tenían marcada en rojo en el calendario desde hacía meses. Fibes acogió anoche el concierto con el que la artista presentaba «Oxígeno», su nuevo disco. Con todo el papel vendido desde septiembre, un accidente sufrido durante uno de los ensayos del nuevo show (que le provocó una rotura de ligamentos) sembró la desazón entre los miles de seguidores de la madrileña ante la posibilidad real de suspender o posponer los primeros conciertos de la gira —entre los que se encontraba el de anoche—. Nada más lejos de la realidad.

Malú no solo llegó a tiempo a su encuentro con la capital andaluza, sino que lo hizo disipando desde el minuto uno de concierto cualquier atisbo de duda sobre el estado de su tobillo derecho. Durante las dos horas justas que duró el espectáculo la cantante hizo un derroche físico y de voz encomiables, cantando, bailando, saltando y corriendo de extremo a extremo del escenario cuando la canción de turno lo requería. Sin solución de continuidad, siempre enérgica, siempre con su melena al viento.

La nueva hornada de canciones de Malú ha calado rápidamente entre sus fieles fans. Así lo demuestra que el disco haya estado durante más de un mes en lo más alto de las listas de ventas en España —obteniendo un Disco de Oro— y así quedó refrendado anoche con la gran acogida por parte del público de temas como «Lejos de ti», «Contradicción», «Ciudad de papel» (con una puesta en escena original y brillante), «Oye» y «Llueve alegría» —la canción compuesta por Alejandro Sanz y que en el disco interpretan a dúo—.

Concierto interactivo

No obstante, no faltaron clásicos de su ya dilatada trayectoria —en 2018 ha cumplido 20 años de carrera— que pusieron bocabajo el Auditorio Fibes: «No voy a cambiar», «Toda» o «Encadenada a ti» fueron coreadas por el respetable (casi como todo el repertorio), tres signos que dejan claras evidencias de lo que son los directos de Malú allá por donde va: conciertos interactivos en el que el público participa con su voz, sus coreografías e, incluso, con performance con globos iluminados y carteles.

Además de grandes éxitos de su discografía, la madrileña «tomó prestadas» dos canciones de sus compañeros en el concurso televisivo de La Voz: «Devuélveme la vida» (Antonio Orozco) y Que nadie» (Manuel Carrasco), ambas versionadas bajo el reconocible sello de Malú y respondidas por el público por sendas atronadoras ovaciones y palmas flamencas al compás, síntoma inequívoco de que el ambiente está más que caldeado.

Como no podía ser de otra forma, Malú tenía reservada para los bises su canción emblema, «Aprendiz», «el tema con el que empezó todo», según explicó la propia artista. La pieza que le compuso Alejandro Sanz para su primer disco hace justo dos décadas y que le catapultó al estrellato de inmediato fue interpretada anoche con el solo acompañamiento de un piano y con los sentimientos a flor de piel. Una versión en la que la letra luce aún mejor una vez despojada del abrigo de su instrumentación tradicional y en la que la madrileña derrocha todo el poderío de su garganta.

Posteriormente remataría el concierto con otros dos hits: «Blanco y negro», coreada de principio a fin por los fans (completamente desatados) y «Como una flor», con la que puso fin al show, no sin antes emplazar a las 3.500 personas que disfrutaron anoche del concierto al siguiente encuentro entre la artista madrileña y la capital hispalense: «Te quiero en el alma, Sevilla. ¡Nos vemos el 22 de junio!».