Nadie ha logrado más «números uno» en lo que va de siglo en EE. UU. que Rihanna
Nadie ha logrado más «números uno» en lo que va de siglo en EE. UU. que Rihanna - Reuters
Libros

Miguel Ángel Bargueño: «Las mujeres en la música están viviendo su mejor momento»

Este periodista especializado repasa en el libro «Las chicas son rockeras» la contribución de la mujer al rock y el pop

Jesús Morillo
SevillaActualizado:

Hubo un tiempo que el pop y el rock eran sinónimo de testosterona, letras misóginas —The Rolling Stones tienen un buen puñado—, destrozos en habitaciones de hotel —nadie ha superado a The Who— e interminables fiestas con «groupies» —que le pregunten a Jimmy Page y Robert Plant— que relegaron a la mujer al papel de actriz secundaria de la música popular.

El talento de las mujeres estuvo a la sombra del masculino en la música pop durante buena parte de la segunda mitad del siglo XX, con compositoras del calibre de Joni Mitchell o Patti Smith que han tardado años en gozar del reconocimiento que sí lograron desde el principio Bob Dylan o Lou Reed.

Las cosas, sin embargo, comenzaron a cambiar desde finales de los sesenta, con cantantes indomables como Janis Joplin que se apartaban del cliché de «chica dulce» que el pop había reservado a las mujeres. Aunque fue, especialmente, a partir del punk cuando las compositoras serían dueñas de su carrera, de Debbie Harry a Madonna, de Siouxie a Chrissie Hynde, pasando por The Slits.

Un camino, con paradas en las Riot Grrrl y PJ Harvey, Bjork y Fever Ray, por solo citar algunos nombres, hasta alcanzar un presente dominado por megaestrellas como Beyoncé y Rihanna, con 14 números «uno», esta última, en la Billboard, la lista de éxitos de Estados Unidos.

Este camino, con muchos más recodos de los que caben en este artículo, lo recorre el crítico musical y periodista especializado Miguel Ángel Bargueño en el libro «Las chicas son rockeras» (Libros Cúpula), en el que repasa la contribución y ese cambio en el status de la mujer dentro de la música popular.

El autor de «Enrique Urquijo. Adiós tristeza», biografía esencial del cantante de Los Secretos, lo tiene claro a tenor de la actualidad del pop: hoy las grandes estrellas no son los hombres.

«Las mujeres en la música están viviendo su mejor momento, lo que no quiere decir que hayan alcanzado la igualdad en el negocio. Pero sí es verdad que en las décadas anteriores no se había vivido esa plenitud. Esto era digno de ser celebrado en este libro. Las mujeres en todos los ámbitos son las que están haciendo cosas realmente innovadoras, tanto en el R&B, con Rihanna, Beyoncé, la música alternativa y el hip hop, con Cardi B o Nicki Minaj, que están haciendo una música muy creativa».

Rosalía junto a J Balvin, estrellas latinas en el festival de Coachella
Rosalía junto a J Balvin, estrellas latinas en el festival de Coachella - AFP

Esa creatividad femenina en los denominados estilos urbanos tiene también su reflejo en España, en opinión de este periodista, en la figura de Rosalía. «Lo importante no es que sea una mujer muy innovadora, que ha mezclado el flamenco con bases de trap y hip hop, sino que la gente está percibiendo que la persona más creativa de la música española es una mujer. Que la gente se haya dado cuenta de eso y que lo haya aceptado con naturalidad es un paso de gigante».

Porque no siempre ha sido así, como recuerda Bargueño, porque durante décadas se relegó a la mujer a la figura de «chica dulce y sentimental» que tan bien encarnaba, por ejemplo, Diana Ross al frente de The Supremes. «El papel de transgredir y provocar encima del escenario y hacer una música avanzada se ha aceptado de forma natural cuando venía de los hombres, no de la mujer».

La llegada del punk

Por ello, salvo excepciones, como Janis, hubo que esperar al punk para que se diera credibilidad a la mujer como compositoras, artistas y transgresoras. «Ha sido un proceso muy gradual. Janis Joplin hacía lo que podía y, por su forma de ser y estilo de vida, se le aceptó, porque era como uno más entre los chicos. Pero fue Patti Smith la antecesora de esas mujeres que querían hacer las cosas a su manera».

Después llegaría Siouxsie al frente de The Banshees, «cuya influencia es tremenda y que va de The Cure a Thom Yorke, que sintió la primera llamada de la música en uno de sus conciertos»; y Courtney Love, «que tiene discos fantásticos al frente de Hole», pero a la que se quiso reducir a simple viuda de Kurt Cobain.

El otro ámbito de «empoderamiento» de la mujer en el pop fue la

El autor, Miguel Ángel Bargueño
El autor, Miguel Ángel Bargueño - ABC

escena disco, de la que saldrían divas como Donna Summer y, después, Madonna, cuya influencia llega al pop actual.

«La música disco surgió de las minorías de portorriqueños, italianos, gays y mujeres, como un reducto para toda esa gente que se sentía desplazada y que encontraba en los templos del baile la libertad. De ahí surge la diva-disco que sigue evolucionando con el tiempo, como pueden ser Cher, Madonna o Kylie Minogue.

Con todo, como recuerda este periodista: «Joni Mitchell decía que si una mujer está grabando en un estudio y hay un hombre por allí, este siempre terminará apareciendo en los créditos de una canción. El futuro es de las mujeres, pero queda mucho por andar».