Cartel promocional de «El mundo es suyo» - ABC

«El mundo es suyo» es una película no apta para rancios

«Los Compadres» saltan de Youtube a los cines de toda España

SEVILLAActualizado:

Hoy es un gran día para Rafa y Fali. Después de una década en la red, saltan del reproductor multimedia a la gran pantalla de los cines de toda España. «El mundo es suyo», segunda parte de la trilogía sevillana ideada por el actor y realizador Alfonso Sánchez, propone una nueva aventura por Sevilla de la mano de los «Compadres» con una misión: llegar a la comunión del hijo de Fali.

El primer episodio de esta parodia de la Sevilla de hoy se estrenó hace justo seis años. En aquel surrealista atraco a una sucursal bancaria, el «Culebra» y el «Cabeza» se llevaron el aplauso del gran público y el reconocimiento de la crítica. Estos dos sevillanos no sólo hacían reir en internet, también podían triunfar en la taquilla con una buena película.

Ahora regresan al cine, convertidos en estrellas de la tele y el celuloide, y con dos grandes detrás del proyecto: Movistar y Warner España. Con este apoyo en la producción y distribución, no deberían temer nada. Pero los nervios nunca se van.

«El día que no haya nervios será que uno ha fallecido, uno tiene nervios porque tiene excitación, quiere que la cosas vayan bien. Hay mucha responsabilidad para la gente que está esperando la película y hay mucho amor por lo que hemos puesto en juego. Tiene que haber nervios siempre» explica su director, Alfonso Sánchez.

Hasta la fecha, las críticas auguran un buen puñado de carcajadas en este retrato del enterismo sevillano. Ya en su presentación en el Festival de Cine de Málaga, los aplausos del público anticipaban un nuevo éxito de Mundoficcion, productora de la película.

Una película hecha en andaluz

«Es una película tan sevillana porque está hecha en Sevilla, con equipo sevillano, con artistas sevillanos, y en la que Sevilla tiene un papel importantísimo porque está hecha en andaluz. Pero además está hecha en andaluz para el mundo. Es una historia de dos amigos que podría ser en Nueva York, en Viena, Lo que pasa es que trata temas que son muy ibéricos en ese sentido, y muy españoles».

Alfonso Sánchez y Alberto López durante la promoción
Alfonso Sánchez y Alberto López durante la promoción - JUAN FLORES

El argumento es el siguiente: Rafi llega a casa de Fali con la maleta a cuestas porque su mujer le ha echado de casa. No es la primera vez que esto sucede, aunque en esta ocasión todo será diferente; ya que el lío en el que se ha metido Rafi esta vez… es de los gordos. A Fali le gustaría ayudar a su compadre, pero tiene mucha prisa: mañana será la Primera Comunión de su hijo y lo único que tiene que hacer como padre es llevar el traje del niño a la finca donde se celebrará el evento.

«La voluntad es llegar a la comunión, lo que pasa es que soy de voluntad débil, porque el compañero me lía, yo me dejo liar, pero la intención es de llegar y la de él pues ayudarme. Pero va de eso, del trayecto desde que yo salgo de mi casa con él a por el traje de comunión y le digo que por favor hay que llegar. Todo ese recorrido, esa amistad que se cuenta, esa Sevilla que se cuenta, esos conflictos entre la familia que se cuentan, con su mujer, con su negocio, con su familia política... el objetivo es llegar, pero ya veremos si llego» explica Fali. Es decir, Alberto López.

El poder, los negocios, los pelotazos urbanísticos y energéticos, la vida nocturna en los bajos fondos, y la alta cuna... la película es una road movie a la española, con mucho de picaresca y unos toques de costumbrismo local. Sin olvidarse de los clichés de la sociedad actual, que sirven para hacer una mordaz crítica muy de actualidad. Y todo ello, sucede en Sevilla.

Rodar en Las Tres Mil

«El nivel de verdad que te da rodar en el sitio real, por mucho que tú lo recrees no es lo mismo. Tiene un componente verosimilitud y de verdad brutal. Y eso se nota y traspasa la pantalla. Cuando tú vas a un sitio como el Polígono Sur donde no pasa nunca nada, y que de repente llegas y notas ese amor de la gente. Ves esa ilusión de que estén pasando cosas, en una zona que se deja muy de espaldas y que corre el peligro de convertirse en un gueto, cuando allí en verdad hay muchas personas con mil vidas distintas, que demás trabajan en la ciudad, y no tienen por qué estar aislados. Entonces tú recibes todo ese amor, cariño, educación ese respeto» apunta Sánchez.

Desde el Paseo de las Delicias al Charco de la Pava, de las Tres Mil Viviendas a Los Remedios, Sevilla y los sevillanos son retratados en la nueva aventura de los «Compadres».

Por ello, Albeto López advierte que «si alguien se siente ofendido, será un poquito rancio, porque la película en ese sentido está muy bien tratada. Es lo que viene haciendo Mundoficción desde hace diez años, un humor crítico en ese sentido, satírico pero con mucha clase, dejando lo vulgar totalmente apartado de la filosofía narrativa y de creación de Mundoficcion».

Y es que en un momento en el que el humor puede estar penado, este dúo de actores apuestan por la risa «para hacer sentir cosas al espectador». Podrá gustar o no, todo está en manos del espectador. «Antiguamente en los teatros se tiraban tomates o fruta cuando no gustaba un espectáculo. O había un pataleo. Esas cosas ya no pasan. Yo como espectador, como ciudadano y español me siento más ofendido cuando me roban los políticos» sentencia Alfonso Sánchez.