Presentación del busto romano de Adriano
Presentación del busto romano de Adriano - Rocío Ruz

El Museo Arqueológico de Sevilla conservará el busto encontrado en Écija del emperador Adriano

La Consejera de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía ha mostrado su agradecimiento a la Guardia Civil por la incautación

SevillaActualizado:

Patricia del Pozo, consejera de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía, ha presentado el busto romano del emperador Adriano, el cual será restaurado en el Museo Arqueológico de Sevilla.

Se trata del busco romano de un varón militar con coraza. Con 75 centímetros de alto y 70 de ancho, la pieza, por su fisionomía e iconografía, se identifica con el emperador Publio Aelio Adriano.

Este miércoles María Soledad Gil de los Reyes y Ricardo Sánchez, directora del museo y delegado de la Junta en Sevilla respectivamente, acompañaron a Patricia del Pozo en una rueda de prensa, donde han agradecido a la Guardia Civil, concretamente al equipo de patrimonio, el haber incautado el busto, que se encontraba en una residencia privada en Écija.

Patricia del Pozo y María Soledad Gil de los Reyes.
Patricia del Pozo y María Soledad Gil de los Reyes. - R. Ruz

El busto representa al emperador Adriano, quien nació en Itálica, en el actual término municipal de Santiponce, por lo que la consejera de Cultura y Patrimonio Histórico ha declarado que se trata de una obra arqueológica «excepcional» con «fuertes lazos a nuestra tierra».

También ha declarado que el personal a cargo de la restauración está «altamente cualificado». Por lo que el busto «vuelve a su casa», en un día «importante» donde «gana nuestro patrimonio e historia».

La labor de los restauradores es la limpieza superficial y la eliminación de sedimentos mediante una limpieza química para su «completa restauración y consolidación» y posterior exposición al público.

El busto se encuentra en un buen estado, presentando como única fisura aparente la de la nariz. Actualmente la pieza se encuentra en disposición judicial, a la espera de que se pueda realizar una intervención exhaustiva por parte de los restauradores del museo, a pesar de que hayan sido ellos los responsables de su limpieza cuando apareció.