Orejas para Uceda Vargas y Solalito en Sevilla

Buen nivel de los novilleros en la segunda de promoción

Actualizado:

Dos orejas y muchas cosas interesantes se vieron en la segunda de promoción de la Maestranza en la que se lidió un variado encierro de Villamarta. Uceda Vargas, de la Escuela de Camas, demostró mucho oficio con el que abrió plaza. Estuvo animoso con el capote al responder con vistosas zapopinas al quite de Manuel Rueda y templado en la muleta donde pronto sonó el pasodoble. Hubo algunos muletazos de mucho gusto así que tras acertar con la espada cortó una oreja.

Una vuelta al ruedo dio el sevillano Manuel Rueda al que el público le pidió la oreja con insistencia pero el presidente no se la concedió. Recibió al segundo con una larga cambiada de rodillas en el tercio y con el pase cambiado por la espalda comenzó su labor. Fue una faena larga que bien pudo tener premio.

Christian Parejo, de Chiclana, sorteó a un novillo de Villamarta que tuvo una lidia un tanto desordenada y llegó rajadete a la muleta. El joven novillero estuvo a punto de llevarse una voltereta en una labor de largo metraje aplaudida en la que también sonó el pasodoble.

Con dos largas de rodillas en las que a punto estuvo de ser cogido recibió Antonio Romero al cuarto. El alumno de la escuela de Sevilla tuvo a un villamarta que midió siempre, así que se llevó dos volteretas en distintos momentos. Mató de una estocada de efecto fulminante y aunque le pidieron el trofeo dio la vuelta. Sí lo cortó Solal Calmet «Solalito» que puso en pie al público con las banderillas. El de la escuela taurina del Campo de Gibraltar brindó un novillo que acabó en las tablas huyendo pero el novillero le plantó cara y logró cortar el trofeo a base de empeño. Rafael León se fue a chiqueros y se templó por chicuelinas en un recibo muy aplaudido que tuvo continuidad en la muleta. La música acompañó la labor del alumno de la escuela taurina de la Diputación de la Málaga que mostró mucho oficio y solvencia pero el fallo repetido con la espada le privó de saborear el triunfo en Sevilla.