Enrico Onofri, Luis Martínez Montiel y Ventura Rico, este lunes en el Maestranza
Enrico Onofri, Luis Martínez Montiel y Ventura Rico, este lunes en el Maestranza - Juan Flores
Proyecto Atalaya

La Orquesta Barroca recupera el esplendor de la música de la Catedral de Sevilla

Su nuevo disco dentro del proyecto Atalaya incluye una obra de Ripa y una versión de Arquimbau de una sinfonía de Haydn

SevillaActualizado:

La Orquesta Barroca de Sevilla cuenta con temporada de conciertos en la ciudad, gira por numerosas ciudades y es requerida en auditorios como el Teatro Real para interpretar ópera. Pero junto a su actividad concertística, esta orquesta —Premio Nacional de Música en 2011— realiza un trabajo más callado, pero de igual o superior valor: el rescate de partituras de los maestros de capilla de las catedrales andaluzas, a los que ha dedicado media docena de discos dentro del Proyecto Atalaya de recuperación del patrimonio musical andaluz.

A estos discos del Proyecto Atalaya, en el que participan todas las universidades andaluzas y que lidera la Hispalense, se ha sumado «Trauer Musik», que ha grabado la Barroca junto al violinista y director Enrico Onofri y que recupera el esplendor de la música de la Catedral de Sevilla en el XVIII, junto a piezas compuestas por Joseph Barrera, para la de Málaga, y Jaime Balius, para Córdoba.

En el caso de Sevilla, Onofri y la Barroca rescatan unas lamentaciones de Jueves Santo de Antonio Ripa, para las que cuentan como solista con la soprano Julia Doyle; y también una versión realizada por Domingo Archimbau, de la sinfonía número 44 de Franz Joseph Haydn, conocida como «Trauer», es decir, «Fúnebre», con indicaciones dinámicas y de articulación que difieren de la pieza original. Este hecho la convierte en una «versión» de Arquimbau, señaló Onofri, de la obra del compositor austríaco.

«Como orquesta historicista tenemos que aportar algo al repertorio», explicó el coordinador de la Orquesta Barroca de Sevilla, Ventura Rico, en referencia a las piezas de estos maestros de capilla que se negó a calificar de menores, sino una «música muy interesante» y que desmiente la idea del XVIII musical español como una época de decadencia.

«Si fueran pintores estos compositores estarían colgados en un museo junto a Murillo y Zurbarán, pero como es música...», se lamentó el director italiano. «Falta la voluntad de incorporar esto a nuestro patrimonio artístico, ¿cuándo un año Rabassa o Arquimbau?», añadió Rico antes de echar de menos una clase política «que tenga sensibilidad» por estas cuestiones.

Con todo, el coordinador de la Barroca destacó que «el Proyecto Atalaya es ideal para un grupo de música antigua, por cuanto combina investigación, edición, interpretación y grabación». En ese sentido, Ventura Rico reinvidicó que este patrimonio se incorpore a los textos educativos andaluces, que en música se limitan «a algo de flamenco y algo de Manuel de Falla».

Por su parte, el director del Secretariado de Patrimonio Histórico-Artístico de la Universidad de Sevilla, Luis Francisco Martínez Montiel, señaló que el Proyecto Atalaya es el «paradigma de cómo hay que trabaja» en el ámbito universitario y destacó que este nuevo disco vaya a tener distribución europea a través del sello Pasacaille.

Concierto de clausura de temporada

Onofri estará, además, al frente de la Barroca hoy en el Teatro de la Maestranza, en el concierto que cerrará la temporada de la orquesta y que está centrado en la evolución del último barroco al clasicismo.

«Es un programa centrado en los elementos de música italiana, de Nápoles y Turín, al final del estilo galante sobre los que va a nacer el clasicismo vienés», explica. Así el concierto parte de compositores como Durante y Galuppi para desembocar en obras de juventud de Haydn y Mozart. «Un viaje geográfico y en elementos musicales», concluye.