Jon Secada regresa a España tras muchos años de ausencia
Jon Secada regresa a España tras muchos años de ausencia - F.R.M.
ENTREVISTA JON SECADA

Jon Secada: «España es uno de los pocos países latinos en los que se sigue valorando el pop»

El artista cubano actúa este sábado en el Eternal Festival Music que se celebra en el hipódromo de Dos Hermanas

Actualizado:

A Jon Secada (La Habana, 1961) se le conoce en España casi exclusivamente por su súper éxito «Otro día más sin verte», allá cuando las mascotas Curro y Cobi vivían sus días de gloria.

Y es que la carrera de este cubano se disparó en 1991 con aquel single que pertenecía a su álbum debut, un trabajo que vendió más de seis millones de copias a nivel mundial, fue certificado como triple platino en Estados Unidos y alcanzó el número 15 en los listados de pop de Billboard. La versión en español del LP se convirtió en el disco número uno en 1992 y le dio a Secada su primer premio Grammy como «Mejor Álbum Pop Latino».

Aunque en Europa hace mucho que se le perdió la pista, lo cierto es que Jon Secada cuenta con una sólida carrera artística de más de 25 años al otro lado del charco (principalmente en Estados Unidos) en la que ha conseguido tres premios Grammy, 20 millones de discos vendidos y papeles protagonistas en varios musicales de Broadway. Asimismo, ha compuesto numerosos temas de éxito para artistas como Ricky Martin, Gloria Estefan, Jennifer López o Shakira.

Después de tantos años, el próximo sábado regresará para mostrar la majestuosidad de su voz y sus ritmos latinos, en el Hipódromo Andalucía de Dos Hermanas, dentro del marco del Eternal Festival Music, donde ofrecerá un concierto completo y en el que también estarán grupos que triunfaron principalmente en los noventa como OBK, La Unión, Cómplices, Los Inhumanos y Amistades Peligrosas.

Ha pasado mucho tiempo que en España le perdimos la pista.

El tiempo vuela, es increíble. Echo la vista atrás y pienso en el inicio de mi carrera y en la última vez que vine a este bendito país y han pasado ya 17 años. España fue un mercado muy lindo y especial para mí. No obstante aún me queda mucho por ofrecer. Siempre si Dios quiere.

Usted siempre ha sido una persona de fe.

Soy creyente al 100%. Esa espiritualidad siempre ha tenido un reflejo importante no solo en mi carrera, si no en mi vida personal. Lo heredé de mis papás.

Hábleme de sus inicios. Tengo entendido que tras exiliarte de Cuba cuando era un niño vivió en España durante un tiempo.

Estuve en Cuba hasta los nueve años. Después nos vinimos a España dos años (1969-1971). Viví en el viejo Madrid, en Huertas 21, aún recuerdo la dirección. Aunque económicamente estábamos muy justos, tengo un recuerdo bien lindo de mi etapa en España. Era pequeño, pero tengo flashes de cosas que no había visto hasta entonces: tiendas de comida, fruterías, panaderías, cosas que yo no estaba acostumbrado a ver. En Cuba no había nada de eso. Si no llega a ser porque España nos acogió, nos hubiera sido imposible salir de Cuba.

Y de aquí a Estados Unidos.

Mi papá consiguió un visado para ir a Costa Rica, siempre con el fin de llegar a los Estados Unidos, porque allí teníamos a nuestros amigos de Cuba y porque mis padres siempre pensaron que era el lugar ideal para prosperar. Cuando por fin conseguimos instalarnos en Florida fue un soplo importante de libertad, pero ya en España nos sentimos mejor, hicimos amistad con mucha gente aquí.

¿Qué música escuchaba en aquella época?

Me crié escuchando la radio. En el momento que llegué a Estados Unidos me aficioné al pop norteamericano, incluso, sin saber todavía inglés: Elton John, Billy Joel, Steve Wonder. Por supuesto, también me encandilaron los crossovers latinos: Julio Iglesias, Santana, José Feliciano, etc.

¿Cómo empieza profesionalmente en la música?

Me gradué como cantante por la Universidad de Miami (Maestría Jazz Performance). Por eso aquella tierra significa tanto para mí en mi carrera, porque todo lo que soy como músico empezó obviamente en la universidad. Además, allí conocí a la familia Estefan, que tanto han significado en mi vida.

Imagino que en aquellos años le sería muy complicado pagar una carrera universitaria.

Fui a la universidad gracias a las becas que ofrecía el Estado y a préstamos financieros que yo mismo pagaba con mi trabajo, y por supuesto con la aportación de mis padres, que me ayudaban dentro de sus posibilidades. Cuando terminé mis estudios empecé a ejercer como maestro en una facultad; impartía clases de canto, teoría y humanidades. Además, además hacía jingles para la radio y por las noches actuaba en clubes. Siempre he sido un obrero de la música.

Aunque no le faltaba el trabajo, el hecho de conocer a Emilio Estefan supuso un punto de inflexión en su carrera.

Por supuesto. Yo empecé a trabajar con Emilio en su compañía de producción, en componía, producía, hacía coros, arreglos, etc. Luego hice una gira con Gloria Estefan y Miami Sound Machine, hasta que tuve la oportunidad de empezar mi carrera como solista. Los Estefan son familia para mí. Son los padrinos de mis hijos, trabajé con ellos 18 años.

Conoció la industria musical desde todos los prismas posibles.

Mi sueño siempre fue ganarme la vida como músico. Y sobre todo después de conocer a Emilio me di cuenta de que hay muchísimas maneras de ganarse la vida con la música que no necesariamente pasar por ser artista vocal: composición, producción, etc.

Después de hacer de todo en la música, ¿con qué faceta se quedaría?

Si tuviera que elegir me quedaría con ser compositor. Ahora ser cantante se valora mucho más que ser compositor de canciones, en cambio, al principio de mi carrera era algo más parejo. Ahora nadie lee los créditos de los discos, y para mí los créditos lo son todo. Porque aunque aparentemente estén en un segundo plano, los compositores prolíficos son los que ganan plata de verdad. No obstante, cantar también me fascina.

Aquí se le conoce casi exclusivamente por su éxito «Otro día más sin verte», pero usted es un artista muy versátil. Ha cantado con artistas de la talla de Frank Sinatra y Luciano Pavarotti. ¿Qué tal fueron esas experiencias?

F.R.M.
F.R.M.

La versatilidad de mi música se la debo a mis estudios universitarios, es la fuente principal de mi conocimiento. Colaboré con Sinatra en un disco suyo de duetos. Lo de Pavarotti fue más especial todavía, porque fue en vivo, en su pueblo natal, en un concierto de navidad apoyando una causa benéfica y con una orquesta monumental detrás. Honestamente, tengo que decir que fue una de las pocas veces que estuve súper nervioso en un escenario. Fueron dos experiencias bestiales. Tener mi nombre junto al de esta clase de artistas es un orgullo máximo.

¿Qué me cuenta del concierto que dará este sábado?

Tengo muchísimas ganas de volver a cantar para el público de acá. Vengo con toda la banda y seguro que pasamos una linda noche repasando los mejores temas de mi carrera.

¿Tiene algún proyecto a la vista en España?

Estamos haciendo planes para regresar el año que viene con una gira y disco nuevo en español y con un sonido actualizado a los tiempos. La idea es grabarlo y editarlo a principios de año y luego hacer gira aquí en primavera y verano. Pienso que España es uno de los pocos países latinos en los que se sigue apreciando la música pop, porque el resto del mercado está muy enfocado al reguetón. Asimismo, estamos conversando con mi productora de acá para llevar a cabo alguna colaboración con artistas punteros del pop español.