El cantante Sergio Dalma, uno de los atractivos de Cita en MAirena
El cantante Sergio Dalma, uno de los atractivos de Cita en MAirena - ERNESTO AGUDO
OCIO

De Sergio Dalma a Síndrome Clown, propuestas de ocio en Sevilla

El cantante actúa este viernes dentro del festival Cita en Mairena del Aljarafe, al que Niña Pastori llega este sábado

SevillaActualizado:

Conciertos y humor, con permiso de la Bienal de Flamenco, marcan la oferta cultural de los próximos días, en los que actuarán en Sevilla artistas tan populares, como Sergio Dalma y Niña Pastori, junto a clásicos del pop electrónico de principios de milenio, como Lali Puna, bien conocidos por el público sevillano. Oferta musical a la que sumar el humor de Síndrome Clown.

La primera de las citas es con la segunda edición de la Cita en Mairena del Aljarafe, que continúa, tras la reciente y polémica visita de Maluma, este fin de semana con dos artistas que han mantenido el aplauso cerrado del público durante sus largas carreras: Sergio Dalma, este viernes; y Niña Pastori, este sábado.

El cantante de Sabadell es todo un clásico del pop melódico y romántico, con una cierta querencia a la música italiana, a la que ha dedicado de forma explícita la trilogía «Vía Dalma» en la última década. De su éxito no solo hablan las cifras de venta de sus discos, más de cuatro millones de ejemplares durante toda su carrera, sino éxitos como «Bailar pegados» o «Solo para ti».

Por su parte, la cantaora de San Fernando es una de las artistas flamencas más populares, con dos millones de discos vendidos desde aquel «Entre dos puertos» (1995) que la catupultó al éxito más allá de los estrechos márgenes del mercado flamenco, convirtiéndola en una superventas. Desde entonces, Niña Pastori no ha dejado de evolucionar y ganar galardones como cuatro Grammy Latinos.

Lali Puna, clásicos de la indietrónica

Hace dieciséis años la banda alemana Lali Puna estuvo en Sevilla como uno de los principales atractivos del cartel de la primera edición de Arsonica, iniciativa efímera de aunar música electrónica y el impacto de las nuevas teconologías en la sociedad.

Entonces, la banda que lideraban Valerie Trebeljahr y Markus Acher eran una de las cabezas más visibles, junto a Dntel y la escudería del sello Morr Music, de aquello que se llamó «indietrónica», a la que daban vida canciones pop encapsuladas en una electrónica microscópica, de la que el segundo disco de Lali Puna «Scary World Theory» es un buen ejamplo.

Más de decada y media después, Markus Acher, que tenía su propio proyecto The Notwist, terminó su relación con Valerie Trebeljahr y dejó el grupo, que reactivó la cantante y teclista el pasado año con la publicación de «Two Windows», donde sigue profundizando en su sonido.

Con este disco se presentan este viernes en el CAAC, en un concierto donde también actuará el dúo electrónico español Delaporte.

The Cry!, puro power pop

Los aficionados sevillanos al power pop están esta semana de enhorabuena por la presencia en Sevilla de The Cry!, cuarteto estadounidense que reverdece las claves estilísticas de un género adicto a la pasión melódica combinda con guitarras contundentes y vitaminadas.

La banda de Portland se presenta este martes 18 de septiembre en la Sala X con un estilo en el que pueden rastrearse las clásicas influencias del género, de Big Star a Red Kross, con una pizca de chulería británica -la impronta de The Undertones es palpable- y una estética setentera para redondear una (des)cuidada imagen rockera.

Canciones urgentes y melodías adhesivas para una banda a la que no es difícil augurar un contundente directo para disfrutar una noche de pop de guitarras.

Síndrome Clown, imbatibles del humor

Si hay un dúo humorístico en Sevilla que suela contar sus funciones como llenos, ese es Síndrome Clown. La pareja artística formada por Víctor Carretero y Práxedes Nieto son todo un clásico de la Sala Cero, con funciones, incluso, en los meses en los que ninguna compañía se atreve a ponerse en cartel.

A esta sala vuelven hasta el 14 de octubre, con funciones de miércoles a domingo, con «Justo a tiempo», escrita con su colaborador habitual Fernando Fabiani y planteada como una conferencia contrarreloj que ilustra cómo aprovechar las veinticuatro horas del día sin malgastar ni un solo minuto. Punto de partida para una sucesión de números cómincos al más puro estilo Síndrome Clown.