«Debíamos imitar a EE.UU.; son los mejores en latín y griego»

El filológo Juan Gil, catedrático de la Hispalense, nuevo miembro de la RAE

SEVILLA Actualizado:

El catedrático de Filología Latina de la Universidad de Sevilla y doctor «Honoris Causa» por la Universidad Complutense, Juan Gil Fernández (Madrid, 1939), fue elegido ayer nuevo miembro de la Real Academia Española (RAE), donde ocupará la silla «e» que dejó vacante Miguel Delibes el 12 de marzo de 2010. Autor de numerosos libros y artículos en publicaciones especializadas (los dos últimos son «Adrianus», junto a Sofía Torallas; e «India y Extremo Oriente en la Sevilla del Siglo de Oro»), se mostraba feliz a ABC, tras conocer la noticia: «Ha sido un alivio porque por mucho que le digan a uno que no tiene a ninguna persona en contra , uno no es dichoso hasta que se confirma», dijo. El insigne filólogo recuerda que el pasado año («precisamente otro jueves de feria como hoy (por ayer)», dijo), compitió con Pedro Álvarez de Miranda por esa silla. Esta vez sí salió.

—¿Cuál es la labor que le gustaría desempeñar en la RAE?

—La misión me la tiene que asignar la propia Academia, pero supongo que me pondrán en algún sitio que tenga que tener algo que ver con el latín, mi especialidad, tal vez en etimología, pero, ahora que usted lo pregunta, no me disgustaría trabajar en el diccionario histórico. El latín medieval siempre me ha gustado mucho más.

—Usted es un reputado latinista. ¿Considera el latín una «lengua muerta» porque no se hable en ningún país del mundo?

—No, poque hay profesores que no sólo lo enseñan sino que lo hablan con sus alumnos. Un alumno mío habla en latín en sus alumnos de un instituto de Jerez. Se llama Juan Álvarez Cienfuegos y es catedrático de Latín. Y hay muchas personas que aman el latín como yo.

—¿Su elección es, pues, un reconocimiento a esta lengua, base de tantas actuales?

—Creo que sí, que se trata de un reconocimiento de la Academia a la Filología Latina. En la RAE hay helenistas, pero no había en este momento latinistas y es para mí un gran privilegio yun gran honor representarlos y recuperar esa tradición que la Academia ha tenido en otros momentos de su Historia.

—¿Qué le parecen los contenidos de Humanidades que se estudian en la enseñanza obligatoria en España?

—Realmente son escasos. Es un error pensar siempre en los logros inmediatos y fíjese que en los Estados Unidos, el país que manda en el mundo, las Humanidades tienen un peso enorme, mucho mayor que el que tiene en España. Los norteamericanos son los mejores en muchas cosas tecnológicas, pero también lo son en latín y griego. Y hay que recordar que ellos no han tenido una Edad Media como nosotros ni una colonización romana. Nosotros rayamos el suelo y nos aparece cualquier resto arqueológico Ellos no.

—¿Deberíamos imitarlos también en esto?

—Sí, creo que debíamos imitar a los EEUU en el peso que le dan a las Humanidades y también en hacer una enseñanza universitaria más reducida. Creo que es un error tener universidades de 91.000 alumnos, porque hay mucha gente gente que no le interesa en realidad la enseñanza universitaria y que pierden el tiempo y hacen perder el dinero.

—¿Y cómo reduciría el número de universitarios?

—Poniendo un poco más difícil el acceso a la universidad. Que apruebe un 85 por ciento la Selectividad me parece excesivo.