Un valioso «narraluz»

PERFIL

Actualizado:

Manuel Barrios fue uno de los grandes representantes de la generación de narradores andaluces, más conocidos como «narraluces». Como escritor de ficción, cultivó un tipo de novela muy realista en la que demostraba su profundo conocimiento sobre Andalucía. Con sus novelas «El crimen» y «La espuela» fue finalista del Premio Nadal en las ediciones de 1962 y 1964, respectivamente. Precisamente, «La espuela» fue llevada al cine en los años setenta con cierta polémica por ser una de las primeras películas del destape.

En el año 1972 ganó el Premio Ateneo de Sevilla con su novela «Epitafio para un señorito». Asimismo, fue en 1978 finalista del Planeta con su obra «Vida, pasión y muerte en Río Quemado».

«Ese difícil mundo del flamenco» fue publicado originalmente en 1972. Este libro de semblanzas fue reeditado en el año 2000, junto a otro de Barrios, «Gitanos, moriscos y cante flamenco», obra que la crítica especializada considera el ensayo más documentado y riguroso sobre el arte popular andaluz y un título imprescindible de la bibliografía flamenca de nuestro tiempo.