«West Side Story», el músical que estuvo a punto de no existir

La publicación de parte de la correspondencia de Leonard Bernstein desvela la mala relación de este con el rsponsable del libreto, el dramaturgo Arthur Laurents

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Considerado uno de los mejores musicales de todos los tiempos , «West Side Story», con su famosa partitura Leonard Bernstein, estuvo a punto de no ser estrenado.

Así se despendre de un nuevo libro que reúne parte de la correspondencia del compositor -algunas de las cartas es la primera vez que se hacen públicas-, y que verá la luz el proximo mes, según informa la web Independent.

En algunas de estas misivas se puede ver la mala relación existente entre Bernstein y el dramaturgo Arthur Laurents, hasta el punto de poner en peligro la continuidad de la producción.

La correspondencia, publicada por Yale University Press y editada por el musicólogo británico Nigel Simeone , contiene una carta de Laurents a Bernstein, fechadea en 1949, que se refiere claramente a una amenaza del compositor de retirarse del proyecto. «Lo siento pero he decidido no hacer el espectáculo», escribe Laurents, quien hace referencia a la «la hostilidad que había aflorado» entre ellos.

La producción de «West Side Story» fue paralizada hasta que algunos amigos lograron convencer al compositor para que regresara al trabajo años más tarde

La idea de West Side Story data de 1947, cuando el coreógrafo Jerome Robbins se acercó tanto a Bernstein como Laurents para plantearles una adaptación musical moderna de «Romeo y Julieta». La trama se centraría en el conflicto entre la comunidad católica de Irlanda y los judíos que viven en el Lower East Side de Manhattan.

Al parecer el primer proyecto de Laurents, que recibió el nombre de «East Side Story», decepcionó a Bernstein por la falta de originalidad en los temas. Tampoco llegaron a un acuerdo sobre si debía de tratarse como una pieza de teatro lírico o una opereta, como Bernstein hubiera preferido.

Película y disco

Finalmente el musical fue estrenado en 1957 en Nueva York (marcó el estreno en Broadway de Stephen Sondheim como libretista) y supuso una revolución en el mundo de los musicales. Su popularidad le llevó a ser adaptado a la gran pantalla en 1961, bajo la dirección de Robert Wise y Jerome Robbins. Y contó con un reparto encabezado por Natalie Wood, Richard Beymer, Rita Moreno, George Chakiris y Russ Tamblyn (le ofrecieron el papel también a Elvis Presley, y su mánager lo rechazó).

En el año 1984, Bernstein decidió grabar el musical, dirigiendo una composición suya por vez primera. Considerada como una «versión operística» de «West Side Story», participaron en la grabación la soprano Kiri Te Kanawa en el papel de María, José Carreras en el de Tony (las relaciones del tenor catalán con el compositor durante la grabación fueron algo tensas como se puede apreciar enel vídeo inferior), Tatiana Troyanos como Anita y Kurt Ollman como Riff, mientras que Marilyn Horne cantó «Somewhere» en un personaje secundario. Esta versión tuvo un premio Grammy en 1985.