Caramala transforma la tragedia en comedia con su espectáculo «Caramelo»
Las tres protagonista de «Caramelo» - abc
estreno

Caramala transforma la tragedia en comedia con su espectáculo «Caramelo»

La Fundición acoge la obra desde este viernes al domingo

Actualizado:

Tres hermanas y un caramelo envenenado la noche de Reyes. La más pequeña necesita un riñón y decide pedírselo a las otras dos. Una tragedia que, en manos de la compañía malagueña Caramala, se convertirá en comedia. En su segundo espectáculo, «Caramelo», el trío cuenta de nuevo con el autor Sergio Rubio, quien también las dirige, para presentar esta obra en La Fundición desde este viernes al domingo.

Virginia Muñoz, Carmen Baquero y Noemí Ruiz componen esta agrupación que aún mantiene en gira su pimer montaje «La hora feliz», con el que desembarcaron en Sevilla por primera vez. «Le tenemos mucho cariño a la ciudad porque, después del estreno en Málaga, fue el primer escenario donde presentamos nuestro primer montaje. La reacción del público nos motivó, nos animó a seguir». Y tanto que, con cinco años como compañía, ya han recibido el Premio Ciudad Rodrigo al Mejor Espectáculo de Sala de la Feria de Teatro de Castilla-León por este «Caramelo», con más de 100 funciones realizadas, que ahora representan en La Fundición.

Noemí Ruiz interpreta a la más pequeña de las hermanas, Marta, «la que da el campanazo pidiendo el riñón». Apelando al carablanca o payaso serio, la actriz da vida a esta joven: «Es la que peor relación tiene con sus hermanas. Aparentemente, es la menos soñadora. Puede parecer prepotente y orgullosa pero lo que le pasa es que tiene mucho miedo».

Junto a ella, Virginia Muñoz se convierte en Gema, quien «quiere salvar el mundo, el medio ambiente, las ballenas...pero se le olvida lo que tiene en casa. Va de solidaria pero, en realidad, es muy egoísta con su familia». Según la actriz, la gira les ha permitido comprobar una de las mejores características del montaje: «vayas donde vayas, hace reír a todo el mundo, desde jóvenes de 15 años a personas mayores».

Carmen Baquero se viste de hermana mayor, casada y con dos hijos, es decir, Belén: «Es la que tiene una vida más estándar y establecida aunque la considera monótona». Por este motivo, «envidia la vida de sus hermanas. Belén no valora lo que tiene porque no lo sabe ver. Te parece mala pero te das cuenta de que sólo está confundida».

Desde «La hora feliz» hasta su tercer montaje, «Memoria de pez», han pasado cinco años donde Caramala ha encontrado su lenguaje: «Elegimos un tema que, a priori, es muy serio, más propio de un drama. Investigamos en profundidad y, después, le damos la vuelta para conseguir que la comedia trate lo que puede ser tabú». Para no perder el sentido del humor, se trate lo que se trate, las malagueñas parten de la estructura del clown para desarrollar los personajes y «surge también de la misma situación que se da». Se consideran «más ácidas que soeces. Queremos dar caña pero sin ofender, desde el respeto y el cariño. Que sea una comedia con pellizquito» y números musicales coreografiados.