Vicky Peña, Antonio Gandía, Mario Gas, Óliver Díaz, Ángel Ruiz, María José Moreno y Ernesto Morillo, ayer en el teatro
Vicky Peña, Antonio Gandía, Mario Gas, Óliver Díaz, Ángel Ruiz, María José Moreno y Ernesto Morillo, ayer en el teatro - Raúl Doblado
Zarzuela

Amor y contrabando en el regreso de la zarzuela al Teatro Maestranza de Sevilla

«La tabernera del puerto», con dirección de Óliver Díaz y Mario Gas, se estrena el jueves en la ciudad

SevillaActualizado:

La zarzuela regresa esta semana al Maestranza de la mano de «La tabernera del puerto», compuesta por Pablo Sorozábal a partir de un libreto de Federico Romero y Guillermo Fernández Shaw, y que se estrenó en Barcelona en 1936, lo que la convierte en el último gran titulo de la historia, en palabras de la directora de producción del teatro, Ana Esteban.

De esta forma, el género lírico español por excelencia regresa al coliseo sevillano, tras haber quedado relegado en las dos últimas temporadas a grandes éxitos de «Zarzuela! The Spanish Musical» y a la zarzuela para familias con «La revoltosa», en la pasada temporada.

Ahora, en cambio, el género vuelve con un gran título, «La tabernera del puerto», y una gran producción del Teatro de la Zarzuela, que cuenta con la dirección de escena de Mario Gas, uno de los grandes directores españoles, con reiteradas y valoradas incursiones en la lírica; y musical de Oliver Díaz, responsable musical del mencionado teatro madrileño.

La obra, que estará en cartel en Sevilla este jueves, sábado y domingo, cuenta con escenografía de Ezio Frigerio y Riccardo Massironi; vestuario de la oscarizada Franca Squarciapino; e iluminación de Vinicio Cheli.

El elenco está encabezado por la soprano granadina María José Moreno, de amplio repertorio y que ha cantado en los principales teatros líricos europeos; el tenor Antonio Gandía y Ángel Ódena.

Reparto mixto

«La tabernera del puerto», que incluye en su reparto también a actores como Vicky Peña y Pep Molina, es una obra de «amor, contrabando, desencuentros y desengaños», explicó Mario Gas, quien confesó estar vinculado afectivamente a una obra que estrenó su padre, Manuel, en Barcelona en 1936 y con la que «he crecido».

«Siempre me ha gustado la zarzuela y me gusta mucho esta obra, que es una de las grandes. Hemos preparado un montaje muy equilibrado y donde se ha mimado hasta el papel más pequeño. El texto está prácticamente en su integridad y respetamos su versificación. La música es, además, una maravilla, Sorozábal no solo es uno de los grandes creadores de la zarzuela, sino de la música en general», añadió el director escénico.

En ese sentido, Mario Gas señaló que la zarzuela le parece un género más difícil de abordar que la ópera, donde «todo se expresa en el canto», mientras que aquel también interviene el teatro de texto, como sucede en la opereta o el musical.

Por este motivo, resulta fundamental, en su opinión, dar un sentido unitario a la obra y que todo el elenco trabaje «en la misma dirección», evitando «el triple salto mortal» y buscando la manera de que el género «sea contemporáneo» y «recuperar toda su vitalidad».

A lo que se suma algo esencial, según este director: poder contar con un elenco de «grandes artistas», con cantantes con «predisposición actoral», y actores que sepan también moverse en el terreno del musical.

Gran músico español

Sobre la música, Oliver Díaz destacó que Sorozábal es uno de «los grandes músicos de la historia de nuestro país», que en «La tabernera del puerto» planteó una partitura que contiene un preludio donde se aprecian «ecos de Debussy y Rimski-Kórsakov, y que se sale de la norma, con una orquestación muy sutil». Otro ejemplo de la escritura de Sorozábal es una habanera que evita «la manera castiza».

La obra también supondrá el debut como cantante en el Teatro de la Maestranza de una de las grandes actrices españolas, ya que Vicky Peña protagoniza junto a su marido en esta zarzuela, Pep Molina, un «dúo de beodos».

La ROSS y el coro

El elenco se completa con la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla (ROSS) en el foso, al que se suma el Coro de la A. de AA. del Teatro de la Maestranza y siete figurantes, para una obra que narra la vida de Marola, tabernera del puerto, a la que le une una extraña relación con el dueño del negocio, pero que encuentra el amor en un marinero. Un romance que tiene como trasfondo el contrabando que se realizaba en los puertos del norte de España y que aquí se concreta en un alijo de cocaína.

«No quiero adelantar mucho sobre mi personaje», señaló María José Moreno, que sufre el maltrato y que es difícil de interpretar. De hecho, confesó, «paso muchos más nervios con la zarzuela que cuando canto ópera».

La producción, añadió, «es preciosa y espectacular» y recomendó «La tabernera del puerto» para todo aquel que quiera iniciarse en el mundo de la zarzuela. Un género que Mario Gas defiende, a pesar de no haber «evolucionado» desde principios de siglo y haya libretos que se hayan quedado «obsoletos». Sin embargo, este director teatral considera que se pueden rescatar títulos y recuperar su «vitalidad».