Arturo Fernández, en el Teatro Quintero, donde actuará hasta el próximo 24 de febrero
Arturo Fernández, en el Teatro Quintero, donde actuará hasta el próximo 24 de febrero - Raúl Doblado

Arturo Fernández en su última entrevista en ABC Sevilla: «El humor y los personajes que interpreto encajan a la perfección con los sevillanos»

El actor asturiano Arturo Fernández en su última entrevista en ABC Sevilla.

Muere Arturo Fernández a los 90 años

SevillaActualizado:

Arturo Fernández (Gijón, 1929).

¿Representar «Alta seducción» supone para usted volver a un clásico que le ha dado muchas alegrías a lo largo de su carrera?

En su día fue un gran éxito, tanto que Pilar Miró quiso llevarla al cine de la mano del inolvidable Rafael Azcona. La triste y prematura desaparición de alguien tan excepcional como Pilar lo imposibilitó. Siempre pensé que era una obra de teatro a reponer. Necesitaba actualizaciones, sin duda, y creo sinceramente que hemos redondeado la original.

En Sevilla estrenó esta obra hace casi tres décadas. ¿Cómo ha ido evolucionando el montaje?

La obra original tiene una vigencia atemporal salvo en detalles puntuales, pero la puesta en escena sí que se ha actualizado enormemente. Le diré que quien la haya visto entonces y la vuelva a ver ahora saldrá doblemente encantado. Encontrará toda la magia de esa bellísima y divertida historia de amor que recordaba, pero con tantos matices nuevos, con tantas situaciones y diálogos actualizados, que le va a sorprender e interesar como si la viera por primera vez.

¿Cree que la vida se podría definir como una gran comedia?

Depende de para quién. Hay muchas personas que viven un auténtico drama, un drama cruel y real…. Cómo no pensar en estos días en los familiares de Julen o en los de Marta del Castillo… Ojalá la vida fuera una gran comedia. Que se lo digan a los que carecen de lo más esencial.

90 cumpleaños en Sevilla

Usted va a cumplir el próximo 21 de febrero 90 años y lo hará representando esta función en Sevilla. ¿Le gustaría morir sobre un escenario o piensa que en algún momento se retirará?

Para empezar, no se me ocurre mejor manera de celebrar ese cumpleaños, que evidentemente es una cifra muy «rotunda», que estando en el Teatro Quintero recibiendo el calor del público de Sevilla, que es «especial», por no decir «único». Pero lo cierto es que a mí lo que me gustaría es quedarme aquí para siempre. Me gusta la vida, me gusta mi trabajo. Mientras Dios y el público quieran, ahí estaré, entre otras cosas porque el día que me retire dejaré de ser «joven», y eso no.

¿Cuál es su secreto para representar en el Teatro Quintero esta obra desde el 17 de enero hasta el 24 de febrero con una función diaria, salvo los lunes?

Pues no tiene mucho mérito, la verdad. Disfruto enormemente en escena. Son dos horas divirtiendo y divirtiéndome. Lo que sí es muy de agradecer que el público de Sevilla llene el teatro todos los días.

Arturo Fernández y Carmen del Valle, en un momento de «Alta seducción»
Arturo Fernández y Carmen del Valle, en un momento de «Alta seducción» - ABC

Usted es uno de los principales atractivos dentro de la programación del Teatro Quintero, que está celebrando su décimo aniversario. ¿Cómo definiría la relación que le une a este coliseo sevillano en el que siempre ha conseguido llenar con todos sus espectáculos?

Para mí es cita obligada y deseada. Me llena de orgullo que sea mi compañía la que esté más días en cartel. Con «Enfrentados», mi anterior función, estuve quince días, y en cuanto hubo hueco en la programación, al mes siguiente, volvimos y estuvimos 17 días más. «Alta Seducción», que es una comedia perfecta, no iba a ser menos.

¿Por qué cree que el público sevillano siempre ha sido uno de los más fieles con usted a lo largo de su larga carrera profesional?

Porque Sevilla es puro arte y alegría. Saben de teatro, valoran cualquier manifestación artística, y el humor y las formas de los personajes que interpreto encajan a la perfección con los sevillanos.

A Carmen del Valle ya pudimos verla con usted en Sevilla en «La montaña rusa». ¿Por qué le gusta apostar por esta actriz?

Porque es una maravillosa actriz, con múltiples recursos. Es de formación clásica pero con una flexibilidad inmensa para la comedia. No en vano ha sido Premio Max por su interpretación en «La Celestina», junto a toda una Nuria Espert, y luego Premio «Ercilla» por su papel conmigo en «La Montaña Rusa». La química que hay entre nosotros en escena y la credibilidad que da a sus personajes no es fácil encontrarla. Y además es un ser humano maravilloso, lo cual también cuenta, dado el mucho tiempo que los actores pasamos juntos. Casi más que con nuestras familias.

Por cierto, «La montaña rusa» supuso para usted un desafío interpretativo porque simbolizó un cambio de registro, ¿no es así?

Realmente fue más cambio de registro el «Don Juan» de Boadella o el sacerdote de «Enfrentados». La «Montaña Rusa» fue una comedia fantástica que me gustaría reponer.

¿Qué le parece el cambio de gobierno en la Junta de Andalucía y el que un partido como Vox haya sacado 400.000 votos en nuestra región?

El cambio de gobierno me parece un signo de salud democrática. Era imposible entender que los ciudadanos andaluces no reaccionaran ante el nivel de corrupción en que había incurrido el «régimen socialista». No sólo por la ingente cuantía sino también por la desfachatez y el descaro con el que han actuado. Sólo la red clientelar que habían creado justifica que, elección tras elección, volvieran a mantenerse en el poder. En cuanto a los votos de Vox, me parecen el resultado del hartazgo no sólo ante la corrupción sino también ante la dejación en la defensa de nuestra Nación del Gobierno de Sánchez. Lo que es increíble que les tachen de anticonstitucionalistas precisamente los que quieren romper España o están dispuestos a tolerar que se rompa con tal de permanecer en el poder.

En esta España actual en donde muchos políticos enarbolan la bandera del revanchismo, ¿qué les diría usted que es hijo de un anarquista?

Que es absurdo, además de muy nocivo para la convivencia, remover un pasado que sólo merece ser recordado para no volver a repetirlo.

Sectarismo en la profesión

¿Se ha sentido vulnerado en su derecho a la libertad de expresión por decir lo que piensa?

Vulnerado no, en absoluto. Aunque hay bastante sectarismo en mi profesión. Sí le puedo decir que algún programador de teatro público me ha cerrado las puertas por esa razón, lo cual me parece un absoluto desprecio hacia el público más que hacia mí.

¿Por qué en la Academia del Cine español nunca se acuerdan de usted y no le han dado un Goya de honor?

No está entre mis aspiraciones, se lo aseguro. Creo que el cine dejó de interesarme como actor hace mucho tiempo y yo dejé de interesarle a él. Fue una larga relación que dio casi 100 títulos y casi todos los premios posibles.

¿Qué es más importante, ser guapo o parecerlo?

Es interesante la pregunta. Creo que parecerlo, sobre todo ahora que vivimos modas que parece que se empeñan en afear a la gente. Por el contrario conozco muchas personas que sin ser guapas resultan muy atractivas.

¿El arte de seducir es un privilegio reservado sólo a unos pocos?

La seducción que conozco es la de mis personajes, que son seductores gracias a las características y actitudes que les da el autor.

¿Qué obra de teatro se le ha resistido desde hace años y no ha podido representar aún?

La verdad es que he tenido el privilegio de elegir qué obra quería hacer en cada momento. Tengo la compañía teatral que ha durado más en la historia del teatro español, más de 50 años, lo cual me enorgullece mucho. Produzco, dirijo e interpreto. Lo que quiero ahora es encontrar una función que me guste más que «Alta seducción», y eso es muy difícil.

El favor del público

Usted ha ido siempre por libre y nunca ha recibido subvenciones ni tratos de favor. ¿Cómo ha logrado sobrevivir sobre todo en los años más duros de la crisis?

Gracias al favor del público, que es a quien le debo todo lo que soy y tengo: poco, mucho o nada. El público siempre me ha premiado con su asistencia porque valora el esfuerzo, el interés que pongo en cada proyecto y sabe que intento no defraudarles nunca.

¿Qué es el teatro para Arturo Fernández?

Mi fuente de energía. Una razón de ser.