«La Bayadére»
«La Bayadére» - ABC
Del 9 al 12 de enero

«La Bayadére», un hito del Ballet, en el Maestranza

El teatro sevillano presenta al Ballet Nacional Checo con una obra clásica de Marius Petipá y la versión del coreógrafo mexicano Javier Torres

SevillaActualizado:

El Teatro de la Maestranza inicia el año, desde hoy día 9 hasta el sábado, con uno de los clásicos de la Danza, «La Bayadére» con música de Ludwig Minkus y un libreto basado en dos dramas del poeta indio Kâlidâsa. Se estrenó en el teatro Bolshoi de San Petersburgo el 23 de enero de 1877. Es el único ballet blanco que puede verse en Sevilla anualmente con la Real Orquesta Sinfónica de Sevill (ROSS), en el foso, dirigida por Václav Zahradník.

El Ballet Nacional Checo es el elenco que presenta este título, fundamental en la historia de la Danza, y del que hemos podido ver otras dos versiones en el teatro maestrante. En este caso, la coreografía original de Marius Petipá cuenta con las aportaciones que realizó para la Ópera de Praga en 2014 el coreógrafo mexicano Javier Torres. Vinculado durante años al Ballet Nacional de Finlandia y profesor y coreógrafo independiente, Torres ha trabajado para el Ballet de Sttutgart, el Ballet Nacional de Noruega o el Cullberg Ballet, entre otros. Javier Torres es uno de los más destacados creadores de su país, y reside en Europa desde hace más de veinte años. Es autor de más de veinticinco coreografías de repertorio clásico y contemporáneo.

La historia

La historia de «La Bayadére» reúne todos los mitos del cuento oriental, en esta ocasión, con la presencia de sacerdotes, brahmanes, sultanes y princesas. La protagonista es Nikiya, bayadera de la India, enamorada perdidamente de un príncipe (Solor) que en realidad debe casarse con la hija del rajá. Intervienen también el gran brahman, quien también la desea, y la maléfica hija del rajá (Gamzatti) que no dudará en asesinar a Nikiya mordida por un áspid.

El coreógrafo Marius Petipá, influido por la moda orientalista de la época, lleva la coreografía a todos los mitos conocidos, acompañados del vestuario que nos transporta a la cultura hindú más romántica.

El Ballet Nacional Checo es una formación de referencia en Europa Central y en esta ocasión se presenta en el teatro sevillano dirigido por el polaco Filip Barankiewicz. Alumno de la Rudolf Nureyev Foundation, recibió clases de la maestra Marika Besobrasova, y fue bailarín principal del Stuttgart Ballet. Ha trabajado para el Royal Swedish Ballet de Estocolmo, el Ballet Nacional de Finlandia en Helsinki, el Ballet Nacional de Estonia, el Ballet Nacional de Noruega y el Ballet Nacional de Canadá, entre otros. Desde la temporada 2017-18 está al frente del Ballet Nacional Checo, siendo el tercer extranjero que ocupa el cargo de director en la historia de esta compañía.

La compañía

El Ballet Nacional Checo tiene actualmente un cuerpo de 81 bailarines que, además de la República Checa, provienen de otros 14 países. El ballet, fundado en 1883, ha sido decisivo para la continua renovación y crecimiento de la danza profesional checa y su programación reúne títulos clásicos de repertorio y revisiones y aportaciones de nuevos creadores, debido a la ductilidad del elenco de bailarines que lo componen. De hecho, ha tenido en repertorio un programa de obras míticas de Jiri Kylian como «Sinfonía de los Salmos» o «Petite Mort».

Se trata de una compañía con una programación anual de elevada calidad. En esta temporada reúne en su programa obras de grandes coreógrafos, entre otras, pondrá en escena el próximo mes de marzo la coreografía del clásico, «Lago de los cisnes» en versión del coreógrafo John Cranko. Además, en mayo, será el turno de «La fille mal gardé», en versión de Sir Frederick Ashton; y en junio, estrenará «Kafkta, the trial», obra del coreógrafo italiano Mauro Bingozetti. Durante esta temporada también le dedican varias semanas a rendir homenaje a George Balachine, con la puesta en escena se «Serenade», a la que acompañarán en el programa, «Separate Knots» del coreógrafo israelí, Emmanuel Gat y «Le sacre du printemps» del fallecido coreógrafo norteamericano, Glen Tetley.