Presentacion del espectaculo de la La Cubana en el Lope de Vega
Presentacion del espectaculo de la La Cubana en el Lope de Vega - J.M.SERRANO
Teatro

La Cubana o el triunfo de un producto

La compañía catalana propone un funeral-espectáculo que bascula entre el musical y el sainete costumbrista

SEVILLAActualizado:

A La Cubana va el público entregado desde la puerta, porque la compañía catalana ha conseguido que hasta la presentación de sus espectáculos sea una divertida performance. En este último espectáculo el público sale feliz después de haber participado en un carnaval. Otra cosa es que el montaje sea bueno y esté a la altura de esta factoría del humor.

En estos tiempos de puro entretenimiento el humor grueso se suele confundir con la parodia inteligente. Y la ironía fina con la carcajada de estómago. La Cubana ha demostrado en muchas obras su habilidad para hacer gran espectáculo, divertidas coreografías y un ameno costumbrismo burlesco. En «Adiós Arturo» se muestra el funeral de un personaje polifacético, millonario famoso y excéntrico que más que conmemorar su muerte quiere que se celebre la vida. Y encarga un funeral-carnaval que será la excusa para que aparezcan grotescos personajes en diferentes números musicales. El resto lo protagoniza el público que participa disfrazándose y formando parte del montaje.

El resultado es una delirante jaula de grillos o más bien de loros, animal que resulta protagonista de la obra. «Adiós Arturo» es un vodevil, un musical, un teatro de variedades, una revista y un cabaret. Pero también es un sainete que se alarga demasiado en la parte final. Cuando parece que el funeral-espectáculo ha terminado, se plantea una analepsis o escena anterior en la casa del protagonista mientras sus familiares esperan que muera para poder heredar.

Todo es multicolor y estridente, chillón y desmesurado. Lástima que en la divertida farsa asome tantas veces el trazo grueso y previsible: provocar la risa con hombres vestidos de vedettes o viejas divas grotescas por su decrepitud. Y así un número repetido tras otro.

La Cubana estará en el Lope de Vega hasta el 3 de marzo y es de aplaudir el esfuerzo de haber ‘sevillanizado’ buena parte del espectáculo. A la loa al lugar que tradicionalmente hacen los cómicos donde actúan, La Cubana además dedica varios números a la ciudad. Un elemento que activa la empatía con un público ya entregado a este producto de éxito asegurado.