Crítica de Danza

Vertebración, una muestra solidaria de danza

La Asociación Andaluza de Profesionales de la Danza-PAD presenta la IX edición del ciclo

SevillaActualizado:

Desde el año 2010 la Asociación Andaluza de Profesionales de la Danza PAD, viene celebrando el ciclo denominado Vertebración que este año cumple su novena edición. El formato de esta propuesta ha ido variando a lo largo de los años, bien siendo los coreógrafos quienes elegían a los bailarines, bien al revés, los bailarines al creador con quien trabajar, o bien como este año, en el que se han presentado más de veinte propuestas y han sido elegidas cinco para salas y dos de vídeo-danza.

Natalia Jiménez, presidenta de la PAD, previa a la representación en el teatro de la Maestranza, se dirigió al público para conmemorar el Día de la Danza y reclamó, «poder vivir de nuestro trabajo. Bailar no es mendigar», dijo, y reclamó más ayudas de las instituciones,«porque hay compañías que están cerrando y creadores planteándose si vale la pena seguir». La gala, como todos los años, se plantea de forma altruista por parte de los artistas y la recaudación es para la Asociación.

El ciclo dió la bienvenida al público con un video-danza titulado «L-entes» de Iris Heitzinger y Natalia Jiménez, una pieza realizada por Johann Pérez Viera. El programa presentó también otro vídeo danza de Laura Aris y Alvaro Esteban titulado, «Cualquier mañana» realizado por Vitaly Kim.

La primera pieza en sala fue la titulada «Te amaré y después...» interpretada por Susana González y Patricia López Ocaña, con coreografía de la primera. Se trata de una obra sobre la mujer y su resistencia, una primera aproximación a lo que puede ser una pieza de mayor envergadura.

La Compañía Haberlas Haylas presentó «Arjé» con María Moguer y Ro Menéndez. Es una obra de gran vocabulario dancístico, con muchas propuestas coreográficas que ambas intépretes defienden con enorme calidad. Se nota la creación coral de la pieza que resultó de lo más interesante de la noche.

Joan Maials y Alberto Lucena presentaron «Caber de pie», una pieza que rebosa humor y energía y que en trece minutos ofrece una visión distinta de dos bailarines de gran envergadura física y que se complementan perfectamente, casi como si fueran clones por su aspecto físico. Otra pieza que crecerá bien si le dan oportunidad.

Masu Fajardo de Canarias, presentó «Skachaikovsky» Calzada con zapatillas de deporte deconstruyó un fragmento del Lago de los cisnes a su manera para luego volver a las propuestas más performáticas que dancísticas.

Y, finalmente, Melisa Calero, una «rara avis» en el mundo del flamenco. Investigadora y bailaora, ha trabajado el flamenco en la Gravita Danza, compañía de Danza vertical. Con el asesoramiento de Chloé Brûlé, Calero presentó como cierre de la noche «Abducida» donde desde un trabajo gestual, pasa luego al ritmo flamenco y desemboca en la poesía experimental. Una interesante propuesta de una artista versátil y ecléctiva.