Álvaro Lorenzo entusiasmó con el capote
Álvaro Lorenzo entusiasmó con el capote - paloma aguilar

Álvaro Lorenzo: «Hay un runrún bueno, pero hay que seguir mejorando»

El novillero toledano cosechó un rotundo triunfo en el Palacio Vistalegre

Actualizado:

A la hora del terremoto con epicentro en Ossa de Montiel (Albacete), el novillero Álvaro Lorenzo (Toledo, 1995) entrenaba en la plaza de toros cubierta de Illescas. No se enteró del temblor que se dejó notar en el centro de España. Sin embargo, su última actuación en la plaza de toros de Vistalegre, donde cortó cinco orejas el domingo, sí ha sacudido los cimientos del escalafón menor.

-Sus incondicionales están todavía dando palmas. ¿Fue para tanto?

-Me imagino que ya no estarán dando palmas (se ríe). Hay un runrún bueno, eso es buena noticia, pero hay que seguir mejorando.

-Usted dijo que la tarde había salido como lo había soñado. ¿Cuál es su próximo sueño?

-Tengo muchos. Sueño con cuajar muchos toros esta temporada, que es lo que pone a un torero a funcionar.

-Sus seguidores están como locos esperando su alternativa.

-Aún no lo sé, no sé si será esta temporada. Es cosa de los apoderados. Me imagino que ellos lo tendrán en mente, pero yo todavía no sé cuándo será. Creo que habría que ir a plazas como Madrid y Sevilla, las plazas más importantes, y luego dar el paso como matador de toros.

-¿Cómo se presenta la temporada?

-Aunque las cosas están difíciles, espero que lo de Vistalegre me sirva para torear. Estoy afrontando la temporada con mucha ilusión para que sea una campaña importante.

-Dicen que usted apunta muy alto. ¿Teme llegar al doctorado y ser víctima de toreros privilegiados?

-¿Que me aparten un poco? En parte sí. Pero aquí el que es capaz de pegar pases muy buenos al toro es el que funciona y el que manda, no lo que dicen los que están arriba. Si un chaval torea bien y corta orejas todos los días, se abrirá camino de todas maneras.

-Hace unos días detuvieron a unos maletillas toreando a la luz de la luz. ¿Ha toreado alguna vez así?

-Me gustaría torear porque tiene que ser una cosa bonita. De siempre me ha gustado, me llama la atención cómo será torear a la luz de la luna. Pero nunca lo he hecho porque eso no está bien. Es meterte en una casa que no es tuya y robar al propietario. Además, esos animales que toreas por la noche se los puede encontrar cualquier compañero en la plaza. A pesar de que me gustaría, nunca lo he hecho.