Un antitaurino, en el ruedo de Arles tras concluir su faena El Juli
Un antitaurino, en el ruedo de Arles tras concluir su faena El Juli - Afp

Los animalistas de Francia quieren sentar en el banquillo de los acusados a los toreros

El Tribunal Constitucional galo reconoció que las corridas son conformes a la Carta Magna del país

PARÍSActualizado:

La Sociedad Protectora de Animales (SPA) de Francia ha anunciado una ofensiva judicial contra la tauromaquia en el país, que prevé sentar en el banquillo de los acusados a toreros, empresarios y municipios.

Se trata de un cambio de actitud de la principal asociación animalista de Francia que, hasta ahora, había centrado su acción contra la tauromaquia en campañas de sensibilización y en trabajo de lobby con políticos.

Pero la presidenta de la SPA, Natacha Harry, aseguró que «hay que acelerar en la lucha contra el maltrato animal en todas sus formas, en particular contra las corridas, que convierte en espectáculo el sufrimiento animal para divertir a seres humano».

El objetivo pasa por «actuar en el plano judicial para hacer evolucionar la legislación francesa» que, por el momento, ha dado la razón a los defensores de la tauromaquia, permitida en localidades de 10 departamentos del sur de Francia en las que se puede demostrar una tradición ininterrumpida.

Harry indicó que la denuncia llevará aparejada la convocatoria directa de algunos de los responsables de las corridas.

La tauromaquia no es la única práctica en el punto de mira de la SPA, que también promete llevar ante los tribunales otras facetas, como la caza en grupo o el uso de animales en los circos.

Además, también se presentarán denuncias contra diversas prácticas ganaderas, la experimentación científica con animales o, incluso, las mascotas, para quienes tratarán de obtener un estatus jurídico.

El presidente del Observatorio Nacional de Culturas Taurinas (ONCT), André Viard, consideró que la iniciativa de la SPA persigue «ocultar sus propios problemas» y recordó que el Tribunal Constitucional francés ya reconoció que las corridas son conformes a la Carta Magna del país.

En un comunicado enviado a Efe, Viard señaló que solo el 10 % de los toros bravos están destinados a las corridas frente al 65 % de los animales sacrificados en los refugios de la SPA