Uno de los victorinos del Domingo de Ramos
Uno de los victorinos del Domingo de Ramos - Plaza 1

Los diez carteles más atractivos de San Isidro

El crítico taurino de ABC hace una selección y analiza la Feria madrileña, que empieza este martes

Andrés Amorós
MadridActualizado:

Desde este martes 14 de mayo hasta el domingo 16 de junio se extiende la Feria taurina de San Isidro 2019: 34 días seguidos de festejos. Es la más larga e importante de todo el mundo taurino. Las cifras impresionan: 27 corridas de toros, incluidas las 3 extraordinarias de la Beneficencia (12 de junio), la Cultura (15 de junio) y la Prensa (16 de junio); 3 novilladas y 4 festejos de rejones. En total, van a actuar 48 matadores, 9 novilleros y 14 rejoneadores. Lidiarán sus reses 39 ganaderías.

Por Las Ventas van a desfilar casi todos los diestros de primera fila. No han querido venir Morante ni Manzanares. ¿Por qué? El bombo no es excusa suficiente. Para las figuras, Madrid pesa mucho, por la seriedad del toro que aquí se lidia, la exigencia del público y la presencia en directo de la televisión de pago. (¡Lástima grande que TVE siga cerrada a transmitir corridas!). También falta Enrique Ponce, después de haber aceptado entrar en el sorteo de ganaderías, por su desgraciado accidente muscular, que requiere meses de recuperación. Buen gesto del Juli ha sido aceptar su sustitución, «aún estando en contra de la filosofía del bombo», según Simón Casas. No se anuncia Talavante, retirado, ni José Tomás, prácticamente lo mismo.

La máxima expectación la suscitan las tres tardes del fenómeno al que ahora todos quieren ver, el peruano Andrés Roca Rey (22 y 30 de mayo, 15 de junio; el segundo día, con el atractivo de verlo enfrentarse a los toros de Adolfo Martín). También, las dos tardes de El Juli (24 de mayo y 12 de junio). A ellos se ha unido, ahora, la extraordinaria revelación de Pablo Aguado (18 de mayo y 16 de junio), máximo triunfador de la Feria de Sevilla, en una línea clásica de gran atractivo.

Van a torear tres tardes diez diestros, los que aceptaron el bombo más Emilio de Justo, que ha tenido el gesto de elegir dos corridas duras, las de Victorino Martín y Baltasar Ibán: Roca Rey, Castella, Urdiales, Ureña, Ferrera, Álvaro Lorenzo, López Simón, Octavio Chacón y Ginés Marín. Doce espadas torean dos tardes. Confirman su alternativa Téllez y De Miranda. Torea su último San Isidro El Cid, tan querido en esta Plaza, y vuelve a esta Feria Finito de Córdoba, que en Valencia ha vuelto a dar muestras de su gran estilo.

El público de Las Ventas concede gran importancia –como debe ser– a la seriedad de los toros que se lidian y a la variedad de encastes. Repiten Alcurrucén y Fuente Ymbro; también, Juan Pedro Domecq, con sus dos hierros. Están anunciadas varias de las ganaderías más encastadas: La Quinta, Victorino Martín, Adolfo Martín, Baltasar Ibán, Cuadri, Pedraza de Yeltes, Escolar, Valdellán. Esta vez, no veremos toros de Miura. Predominan los hierros del encaste Domecq, los más apetecidos por los toreros, pero también están anunciados los de otros encastes.

Los Lozano acuñaron la expresión de que esta Feria es el equivalente taurino del Mundial de Fútbol. No les faltaba razón. Para los toreros, supone un duro examen pero también una magnífica oportunidad. Suelen decir que Sevilla da la gloria pero Madrid, la cotización económica. De la actuación en San Isidro ha dependido siempre la contratación en las Ferias.

Además de todo, esta Feria supone un acontecimiento social, económico y cultural extraordinario, aunque Carmena no quiera enterarse.