Francisco de Manuel, a la verónica
Francisco de Manuel, a la verónica - ABC

Encastada novillada de La Quinta en San Isidro

Sólo Francisco de Manuel logra imponerse a las dificultades de los novillos de La Quinta

Actualizado:

En el fin de semana, me han hablado de toros en el Metro, en el supermercado, en la farmacia… en todas partes. (En cambio, antes de este lunes, nadie me ha hablado de política: un claro síntoma de lo que estamos viviendo). En diez corridas de toros, ha habido salidas a hombros (Perera, Roca Rey y David de Miranda); grandes toros (Fuente Ymbro, Montalvo, Juan Pedro); cornadas (Gonzalo Caballero, Juan Leal); grandes faenas (Pablo Aguado)… Pasión, lo que necesita la Fiesta. También ha habido días grises, por supuesto, igual que en la vida, pero la natural tendencia es olvidarlos y quedarnos con lo que nos ha emocionado. Comienzan ahora tres días seguidos dedicados al encaste Albaserrada, que atraen a los aficionados toristas. Empezamos con la novillada de La Quinta, que ya abrió la Feria: las reses sacan las complicaciones propias de su casta, no resultan fáciles para el sevillano Ángel Jiménez ni para el francés–mexicano El Galo. Sólo Francisco de Manuel, más avezado a este encaste, logra brillar.

Ángel Jiménez, de Écija, acaba de cortar oreja en la Plaza de los Toros sevillana. Tomará la alternativa en la Feria de San Miguel. El primero, después de derribar, da una vuelta de campana, es noble pero soso. Logra muletazos suaves, templados, pero falta emoción. La espada cae baja. Su buen gusto no es suficiente para dominar las dificultades del cuarto, que acaba desentendiéndose de la muleta. No mata bien.

Se anuncia como El Galo el novillero francés–mexicano André Lagravere, hijo del matador de toros Michel, hermano del torero Michelito. En octubre pasado, sufrió una grave cornada, en la Plaza México. El segundo, un «Marsellés» para un francés, empuja en el caballo. Quita de Manuel por verónicas (¡bravo!). El novillo aprieta fuerte, en banderillas, y es pronto, en la muleta. El Galo tiene oficio pero se producen enganchones, la gente se ha puesto de parte del toro. Mata a la segunda. En el quinto, otra vez se luce en verónicas de Manuel (¡otro bravo!). Banderillea El Galo con muchas dificultades. En la muleta, el novillo le atosiga, no para, y sólo puede mostrarse voluntarioso.

Francisco de Manuel ha triunfado ya en Madrid y ha sido uno de los novilleros punteros, la pasada temporada. Recibe al tercero con buenas verónicas clásicas. Brillan, como siempre, Iván García y Fernando Sánchez. Francisco se muestra firme y capaz pero el novillo se orienta pronto, saca la complicación propia de su encaste. Mata bien a la segunda y saluda. Recibe a la verónica al último y la gente lo agradece. Banderillean bien Juan Carlos Rey y Fernando Sánchez. Brinda a los músicos de Taburete. Logra algunos muletazos lucidos, en un trasteo de notable firmeza, y mata con rotundidad. Sin cortar orejas, me ha parecido más maduro que otras tardes, en que sí las obtuvo.

Cuando las reses salen encastadas, hay que dominarlas, antes de buscar la estética. Por desgracia, ni muchos novilleros ni muchos matadores actuales están acostumbrados a esta exigencia.