La Feria de San Jorge rinde homenaje a Florentino Ballesteros en el centenario de su cornada mortal

Toreros triunfadores en Madrid y una corrida concurso de ganaderías en los carteles de Zaragoza

MADRIDActualizado:

La presencia de toreros triunfadores la pasada temporada en Las Ventas como Curro Díaz, Paco Ureña o Román y la celebración de un concurso de ganaderías de diversos encastes son los principales alicientes de la Feria de San Jorge de Zaragoza, cuyos carteles han sido presentados este viernes en la capital aragonesa.

El ciclo, que se celebrará a lo largo del fin de semana del 22 y 23 de abril, está compuesto por dos corridas de toros y en ellas están anunciados también el veterano Rafaelillo, el local Alberto Álvarez y uno de los jóvenes toreros más importantes del momento como es Ginés Marín, ha informado la empresa Simón Casas Production en un comunicado.

La feria se abrirá el sábado 22 de abril con un concurso de ganaderías en la que se batirán hierros punteros de la cabaña de bravo actual como Alcurrucén, Cuadri, El Ventorrillo, Flor de Jara, Ana Romero y los Pablorromeros de Partido de Resina. En dicho festejo harán el paseíllo el murciano Rafaelillo, el zaragozano Alberto Álvarez y el valenciano Román.

Díaz, Ureña y Ginés

Al día siguiente, domingo 23 de abril, harán el paseíllo por la arena del coso de Pignatelli el linarense Curro Díaz, el lorquino Paco Ureña y el joven gaditano, aunque extremeño de adopción, Ginés Marín, con astados de ganadería de Luis Algarra.

El cartel, compuesto por Jose Ramón Lozano, es un homenaje al torero de la tierra Florentino Ballesteros en el año que se conmemora el centenario de su fallecimiento. El diestro zaragozano toreó en la Edad de Oro del toreo y pisó plazas como Madrid, Barcelona y Valencia. Tomó la alternativa el 13 de abril de 1916 de manos de Joselito el Gallo y, un año después, un toro acabó con su vida; fue el 22 de abril cuando, toreando junto a Joselito en la plaza de Madrid, el toro «Cocinero», de la ganadería de Benjumea, le hirió gravemente en el pecho, falleciendo en la madrugada del día siguiente.