Andrés Roca Rey
Andrés Roca Rey - De San Bernardo

La lesión de Roca Rey, el torero más taquillero, pone en jaque la temporada: corta el mes de agosto

Preocupación de los empresarios por la baja indefinida de la gran estrella del toreo, que se encuentra en Nueva York tratándose de la lesióon

MadridActualizado:

Andan los empresarios nerviosos con la baja indefinida de Roca Rey y sus consecuencias en las taquillas. La mayoría responde garantizando la presencia de la máxima figura en su feria y suplican silencio al entorno del peruano sobre la realidad que todos conocen y nadie quiere decir: que el escenario previsible para la reaparición no es nada halagüeño y está en grave riesgo su comparecencia este verano, lo que supone volteretas de sustituciones y cornadas de devoluciones.

Las empresas pueden justificar que hay un contrato firmado y hasta que no haya parte médico para cada corrida pueden mantenerlo anunciado, pero sabiendo la inviabilidad de la primera mitad de agosto desde Pamplona, ¿cómo se justifican los recientes anuncios de Palma y, sobre todo, la última de El Puerto?

Esta estrategia empresarial de esperar al último momento para anunciar luego su sustitución está resultando un buen negocio para algunos, que a rebufo del tirón de la máxima figura peruana sustituyen por diestros de muy inferior caché, con un negocio redondo para las empresas. Y el propio Ramón Valencia, que antes que apoderado es empresario, en otras ocasiones ha sufrido estos sudores por bajas de matadores en su Feria de Abril sevillana.

Pero, aquí, ¿quién piensa en el aficionado? Esa jugada (que se ha hecho de toda la vida, cierto) es tan legal como dudosa es su ética. Al fondo, la definión de «mentir» según la RAE: «Decir o manifestar lo contrario de lo que se sabe, cree o piensa.».

Y la realidad es que la lesión del joven peruano, que se encuentra en Estados Unidos tratándose, complica mucho su año, a pesar de que sigan saliendo carteles con su nombre. Y un torero de la verdad de Roca no debe tragar con estas estrategias que en nada le benefician. Y más en un taurinismo en el que «todo el mundo va a lo suyo, menos yo que voy a lo mío...»

Sobre Roca, como ocurre siempre con los mandamás, se han levantado extraños rumores últimamente, falso más de uno. Dicen que la famosa tarde de las cuatro orejas de Pablo Aguado en Sevilla le ha afectado bastante. Aquella corrida se ha utilizado por parte de algunos como arma arrojadiza contra la revolución limeña. Y no olvidemos que el Jaguar del Perú lleva cuatro años dominando las temporadas tanto de Europa como de América, y a Aguado, la gran revelación del año, le está costando mantener el ritmo (lleva sin cortar una oreja desde Algeciras, a finales de junio). Rumores, rumores, y una verdad: la lesión es muy latosa para un torero, que no puede ni con la muleta, sin apenas fuerza.

Para colmo, acaban de publicar las cifras de contratación de Roquetas de Mar, un pueblo de Almería con una atractiva feria taurina, donde por segundo año consecutivo los honorarios del peruano no son los más altos, siendo sin duda el que más ingresos genera en taquilla. ¿? Sí, pongan el emoticono de la carita de sorpresa, pero así es, con sociedades o a título personal. Dos veces en la misma piedra se ha tropezado en la gestión. Sabiendo que es el único sitio donde se publican las cuentas al figurar como empresa el ayuntamiento, era una ocasión ideal para tensar un poquito más la cuerda, ¿no?

Estamos viviendo una de las temporadas más ilusionantes, en cuanto a novedades, triunfos y afluencia de público, pero la lesión de la máxima figura hará mucho daño a lo que resta de calendario taurino y se resentirán los «No hay billetes»... Roca Rey tiene todo en su mano para no prestarse a «intereses» de ese fantasma llamado «sistema» y para exigir el mayor de los cachés. Para eso se lo ha ganado: en la taquilla y en el ruedo.

La dura lesión de «Su Majestad» Roca ha puesto en jaque toda la temporada, pero las otras lesiones, la de los despachos, el agujero en taquillas y los intereses, no deberían poner en jaque al Rey. Tan importante para un número uno es ganar la guerra como organizar la paz.