Álvaro Lorenzo, en Teruel
Álvaro Lorenzo, en Teruel - Efe

Tarde de entrega de Álvaro Lorenzo, mal rematada con la espada en Teruel

El toledano corta una oreja, al igual que Sebastián Castella

Ángel G. Abad
TeruelActualizado:

Álvaro Lorenzo pisó a fondo a acelerador en una tarde con afán de triunfo salpicada de trazos de buen toreo. Bien con el capote ante el tercero, y en una faena de muleta en la que las series con una y otra mano se sucedían con ambición. No faltó el temple, ni la mano baja, ni el arrebato de valor en unas apretadas bernadinas que abrocharon el trasteo antes de una estocada. El público se le entregó y pidió con fuerza los trofeos. Una oreja consideró el presidente que era suficiente, y a cambio dio dos vueltas al ruedo.

Al que cerró plaza, de peor estilo, lo toreó con buen aire por los dos pitones en una labor entregada, que volvió a calar en los tendidos. Esta vez la espada no entró y se esfumaron los trofeos.

El Fandi pasó sin pena ni gloria, sin altibajos, todo muy plano. Banderilleó para cumplir el expediente y con la muleta tampoco alcanzó cotas de interés.

Por su parte, Sebastián Castella logró momentos lucidos en sus dos faenas, aunque sin redondear ninguna. Más templado con el nobilísimo segundo, al que llevó largo y despacio con la mano izquierda y del que paseó un trofeo tras resolver con eficacia con el estoque. Ante el quinto, la labor fue a menos y se atascó con los aceros.