La terna sale a hombros
La terna sale a hombros - Efe

Triple puerta grande de Ferrera, El Fandi y Emilio de Justo en Pozoblanco

Un toro de Daniel Ruiz fue premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre

Efe
PozoblancoActualizado:

Los toreros Antonio Ferrera, El Fandi y Emilio de Justo han salido hoy a hombros del Coso de Los Llanos tras cortar dos orejas por coleta en la primera corrida de la feria de Pozoblanco (Córdoba), donde se han lidiado reses de Daniel Ruiz.

Coso de Los Llanos. Algo menos de media entrada en tarde con intervalos nubosos y de agradable temperatura. Se lidiaron reses de Daniel Ruiz, dispares de presencia y juego, en general. Destacaron segundo, cuarto y quinto. Al finalizar el paseíllo sonó el himno nacional. El cuarto astado fue premiado con vuelta al ruedo en el arrastre.

Antonio Ferrera, de marino y oro. Dos pinchazos y estocada desprendida y caída (ovación). Estocada tras dos avisos (dos orejas).

El Fandi, de grana y oro. Estocada (oreja). Pinchazo y estocada caída (oreja).

Emilio de Justo, de marino y oro. Pinchazo y estocada (oreja). Estocada (oreja).

Ferrera construyó una completa faena de muleta ante el cuarto, al que desorejó tras dejar un surtido de seriales con ambas manos donde destacó al natural. Muy íntimo, el extremeño supo meter en la talega a un enemigo al que se llegó a pedir el indulto, acción que hubiera desvirtuado la intervención del torero, comprometido, firme y con convicción.

En el que abrió plaza, planteó una buena faena ante el primero, sin obtener cosecha, por la poca energía de su enemigo. Destacó con la diestra a media altura, toreando con firmeza y temple.

El Fandi dejó escapar a un gran oponente en el segundo de la tarde. El granadino, vistoso con la capa y con mando en banderillas, no supo aprovechar la gran condición de la res, que anduvo por encima de su lidiador, embistiendo con codicia y de gran nobleza. Ante el quinto, muy pinturero con la capa y dominando el segundo tercio, anduvo resuelto pero sin profundidad ante otro buen antagonista.

De Justo pudo haber desorejado al primero de su lote de no haberlo pinchado. Gran faena del diestro cacereño, que dejó un gran quite por chicuelinas y un ramillete de seriales de gran envergadura, sobresaliendo con el toreo al natural pese a la mala condición del cornúpeta. En el que hizo último, el torero se inventó una faena ante un poco colaborador enemigo, luciendo con la derecha tras una acción caracterizada por la insistencia del lidiador por cuajar.