El documento de 1605 encontrado en el Archivo Municipal de La Campana
El documento de 1605 encontrado en el Archivo Municipal de La Campana - ABC
REPORTAJE

La Campana: villa taurina desde 1605 y por San Nicolás

Un documento acredita que el municipio sevillano «corriera toros» en honor al patrón «mientras que durare el mundo»

Actualizado:

El 28 de febrero la localidad sevillana de La Campana acogerá un festival taurino en homenaje al banderillero Emilio Fernández hijo. El Día de Andalucía será el motivo para que los toros vuelvan a ser protagonistas de una fiesta en el municipio que se precia de ser el más antiguo de Andalucía en correr y soltar ganado por sus calles.

Así lo acredita un documento fechado el 9 de octubre de 1605. «Dimos con el documento por casualidad, en el Archivo Municipal y oculto entre otros muchos», asegura el alcalde Manuel Fernández Oviedo que recuerda que las fiestas del patrón, san Nicolás de Tolentino, que se celebran el 10 de septiembre se llamaban «históricamente las fiestas de los toros».

La Campana honra a su patrón, San Nicolás de Tolentino, desde 1605, cuando una epidemia de peste se cobró miles de vida en el Reino de Castilla y los vecinos del pueblo se encomendaron a la protección de este santo, salvando sus vidas. De hecho el documento es significativo. «En la villa de la Campana, a nueve días del mes de octubre de mil y seiscientos y cinco años se juntaron a cabildo el concejo, justicia y regimiento de esta villa, conviene a saber: Francisco Muñiz, teniente gobernador de esta villa, y Francisco Fernández Atoche, alcalde ordinario, y Alonso Martín Caballero y Bartolomé Jiménez Hortega, regidores, y Martín Ruiz, alguacil mayor, y en este cabildo trataron y acordaron lo siguiente».

Citando la fecha y los protagonistas, la declaración no deja lugar a dudas ya que fue nombrado y votado por unanimidad. «En este cabildo el dicho concejo, justicia y regimiento en nombre de toda esta dicha villa y vecinos de ella nombraron y votaron unánimes y conformes de un acuerdo y conformidad nemine discrepando –expresión de origen latino que significa sin contradicción- por patrón de esta dicha villa al bienaventurado el señor San Nicolás de Tolentino, de la orden de San Agustín, e hicieron voto de le hacer y celebrar su fiesta de aquí adelante para siempre jamás, perpetuamente, mientras que durare el mundo, a los diez de septiembre de cada un año, la más regocijada que ser pueda conforme a la posibilidad que esta villa tuviere a cuenta de los propios de ella, diciéndole víspera y misa y sermón, guardándole su fiesta, corriendo toros y haciendo las demás alegrías que ser pudiere a gloria y alabanza de Dios nuestro señor y del dicho santo».

El documenrto señala que se celebrara la fiesta «de aquí en adelante para siempre jamás, perpetuamente»

Esta declaración «para siempre jamás, perpetuamente y mientras durare el mundo» se ha llevado a cabo durante muchos años como confirma el alcalde. «La fiesta siempre se ha celebrado de esta manera, con la suelta de vaquillas, con festejos populares en plazas de palos y de ruedas de carros. Los más antiguos recordaban que en la plaza céntrica del pueblo, la actual Plaza de Andalucía, se instalaba una plaza de carros y desde las afueras del pueblo bajaba el ganado por la calle Carmona. La gente entraba corriendo y se celebraba un festejo popular». De esta tradición se pasó a una plaza más moderna donde llegó a torear Curro Romero, asegura el regidor de La Campana que recuerda con orgullo que el pueblo recuperara su tradición hace tres años. «En la última década se había perdido la celebración taurina y se organizaron espectáculos de todo tipo hasta casi cercano a una fiesta deportiva. En 2015, el equipo de gobierno, con mucho respeto e ilusión recuperamos la suelta de vaquillas por las calles y fue un éxito».

Incluso señala que se ha consolidado en los tres últimos años. «Cuando pedimos la autorización a la Junta de Andalucía les pareció algo extraño pero en cada edición hemos contado con más participantes», recuerda Manuel F. Oviedo, que no duda en destacar la vinculación taurina del pueblo con la ganaderá de Miura.«Zahariche está en Lora del Río pero parte de la misma linda con La Campana y la relación con los ganaderos es muy estrecha y buena. En los años malos ayudaron a muchas familias y participan en las charlas taurinas que organizamos en septiembre con motivo de las fiestas», asegura.

El alcalde confía en mantener muchos años más esta tradición para cumplir el mandato que recoge el documento de 1605: «y mandaron que así se guarde y cumpla sin embargo de ninguna apelación contradicción y, en nombre de esta villa, ruegan y suplican al dicho santo que como nuestro patrón guarde y defienda esta villa y suplique a Dios nuestro señor le de fuerzas para que le sirvan. Y mandaron que se dé libramiento al mayordomo del concejo para que se pague a los sacerdotes y predicador la fiesta que se hizo hoy y que este voto se guarde inviolablemente».

El 4 de marzo está previsto un espectáculo de recortadores así como la suelta de vaquillas, que se repetirá en el mes de septiembre para las fiestas patronales de San Nicolás Tolentino. «No descartamos que podamos celebrar algún festejo más. Todo sea por mantener la tradición», concluye el alcalde.