El periodista vasco es portavoz de la FTL desde principios de esta temporada
El periodista vasco es portavoz de la FTL desde principios de esta temporada - MAYA BALANYA
ENTREVISTA

Chapu Apaolaza: «Los toros están jugando la batalla de la libertad»

El portavoz de la Fundación del Toro de Lidia habla de los proyectos inmediatos

Actualizado:

Desde febrero es el portavoz de la Fundación del Toro de Lidia. Chapu Apaolaza (San Sebastián, 1977) es periodista y conoce bien el mundo del toro. «Este año estamos trabajando en distintos frentes muy importantes, el argumentario de la tauromaquia y la estretagia para establecer un relato en la sociedad; los capítulos de la Fundación en cada una de las provincias ya que estamos presentes en toda la sociedad y la Red de Asociaciones Culturales Taurinas Universitarias en Málaga, Albacete y la próxima que será en Pontevedra. Va acompañado de un plan docente y de un depósito con todos los trabajos universitarios relacionados con el mundo del toro», señala.

¿Cuál debe ser el mensaje? «Es complicado expresarlo en una sola frase pero los toros están jugando la batalla de la libertad. Se ha acabado el silencio, los clichés y el asumir los estereotipos que nos ha querido asociar de manera maligna la sociedad y queremos que empiece una época de orgullo y de libertad de los aficionados a los toros a la hora de mostrarse y de ejercer y proteger esa libertad. Hemos cambiado la estrategia de comunicación y queremos que todo el mundo la cambie», subraya.

Esa estrategia pasa por el diálogo. «Se trata de volver a hablar con el antitaurino. La tauromaquia cayó pensando que no iba a convencer al antitaurino. Hemos ido a la raíz del asunto. Defendemos los toros porque creemos que es un mundo mejor, más libre y diverso y que en el mundo de los toros existe un patrimonio del que nos sentimos orgullosos».

Es un asunto de actualidad. Este miércoles Podemos lleva al Parlamento andaluz una propuesta para reformar la Ley de Protección Animal de Andalucía. «Hablamos de la batalla con el animalismo de una sociedad en la que se puede disponer de los animales o no para los toros sino para la gastronomía para todas las cuestiones en las que los animales se relacionan con el ser humano. Hay un censura que se cierne sobre el mundo de los toros. Estamos al margen del sistema y estamos siendo el muro de contención de otras muchas censuras que se quieren imponer en la sociedad. Estamos encantados de explicar a quien sea que tenemos que defender los toros en el trabajo, con los amigos, y lo hacemos con la ayuda de aficionados, de toreros...».

En este sentido, Apaolaza señala que «el acercamiento al mundo universitario está siendo muy productivo ya que tanto en el ámbito docente como en el alumnado se han dado cuenta de la libertad de cátedra, de pensamiento y de cultura es la misma que estamos notando en todos los campos que toca la Fundación. Es una reacción de ilusión y de recuperar el terreno y mecanismos que estaban olvidados, sin ira ni enfados, pero siendo muy firmes. Hay gente en la universidad y en la sociedad que tiene miedo a decir que son taurinos pero cuando les das las herramientas se dan cuenta de que son y somos muchos más».

¿Qué ocurre con la política? «Se han parado muchos golpes con 60 causas judiciales abiertas. Ha sido un trabajo ingente, no tan colorido pero se han hecho muchas cosas. Los dirigentes ya no tienen tan claro que puedan usar lo público según sus intereses personales. Es un peligro que está ahí, que un político use su poder para atacar lo que no le gusta. Es impensable que se ataque algún tipo de música, cine o literatura. En la Fundación no somos omnipotentes y necesitamos la ayuda de todos. Cuantos más seamos mejor. El político ha cambiado su estrategia e intenta asfixiar administrativamente a los toros».

¿Qué le parecen las declaraciones del alcalde de Pamplona sobre que haya encierros sin corridas de toros? «La prensa y muchos aficionados se han echado en brazos de lo absurdo. El debate no tiene sentido, ya existe la Fiesta de San Fermín en muchos ámbitos. Esconde una censura mucho mayor. No se acepta la diversidad», lamenta.