JM. SERRANO
ENTREVISTA

Emilio Silvera: «Cuando un torero triunfa hay que recompensarlo»

El novillero se anuncia por tercer año consecutivo en Las Colombinas de Huelva. Será el 2 de agosto con Alfonso Cadaval y Juanito

HuelvaActualizado:

Para Emilio Silvera (Sevilla, 1996) será su tercer año en la Feria de Las Colombinas.Se trata de una cita muy especial para el joven novillero ya que debutó con picadores en este mismo coso hace tres temporadas. La de 2018 es crucial para su futuro inmediato tras comenzar en Sevilla en el Corpus. Compartió cartel con Alfonso Cadaval que junto a Juan Silva «Juanito» abrirán el ciclo de este año en el coso de la Merced. Será el jueves 2 de agosto con novillos de Villamarta.

«Es mi tercer año y para mi es muy especial porque es aquí donde empezó todo. Llevo dos años siendo el triunfador y noto mucho el cariño de la gente, que tiene ganas de verme y yo tengo muchas ganas de torear en Huelva otra vez», asegura. Silvera es sevillano de nacimiento pero tiene a Huelva en el corazón. «Sí, he nacido enSevilla pero taurinamente estoy muy vinculado a Huelva por mi padre. Me siento de los dos sitios, esa es la verdad».

Este año será más especial ya que viene de torear en la Real Maestranza con un cartel sevillano en el que salieron bien las cosas. «Estoy contento porque esta temporada está siendo más relevante en cuanto a festejos y después de Huelva ya tengo varias novilladas cerradas. Mi actuación creo que fue importante. Era mi debut y corté una oreja aunque puedo dar mucho más. La afición sevillana todavia no ha visto el torero que llevo dentro», destaca.

Ese trofeo cortado ¿Le ha ayudado para entrar en más festejos? «Antes de Huelva toreo un par de festivales en Campofrío y en Santa Ana la Real. Después voy a la Feria de Estella que es el 5 de agosto, el 26 a Pedraja de San Esteban, a Zufre y estoy pendiente de que se cierren algunos festejos todavía. Me ha ayudado a entrar en algunos sitios pero no donde yo quería que son las ferias de novilladas. Todavía no se han cerrado todas pero sí me está costando entrar en los sitios clave».

Le gustaría estar en Arnedo, en Calasparra o en Guadarrama, «en cualquiera de esas ferias sería muy bueno entrar». Antes de hacer el paseíllo en Sevilla era lo único que tenía hecho dado el estado del escalafón novilleril. «Está muy difícil para los novilleros porque hay pocas novilladas y todo se mueve por el interés y por el apoderado que te lleve. Muchas veces no recompensan los triunfos de los jóvenes novilleros que a lo mejor cortan oreja y después ponen en una feria al que no ha triunfado y dejan fuera al que sí lo ha hecho. Son cosas que a uno le duelen pero hay que seguir para delante. Es importante que no te falte nunca la ilusión, seguir confiando en uno mismo y luchar». subraya.

En su caso ha ido de la mano de su padre, el torero Emilio Silvera y de José Rodríguez «El Pío», que falleció hace unos meses. «El Pío me ayudó mucho y es un privilegio contar con mi padre, que es mi espejo y con el que llevo entrenando muchos años. Y desde este 2018 con el maestro José Fuentes que es muy especial y me está ayudando a crecer como torero. También me echa una mano Martínez Enamorado».

Emilio Silvera estudia el segundo curso de Administración y Dirección de Empresas en la Universidad de Sevilla aunque compaginarlo con el toreo no siempre es fácil. «Es complicado. El primer cuatrimestre es en invierno cuando hay menos actividad taurina y es más compatible pero con los tentaderos y las novilladas se complica todo. Mi tiempo se lo dedico a los los toros», explica.

Estar en contacto con los animales es importante para el joven novillero. «El campo es fundamental y te hace tener la cabeza centrada en el toro. Aunque no estés toreando muchas novilladas estás metido en tu profesión y aprendes muchas cosas. Considero que es crucial».

En Huelva volverá a estar anunciado con otro sevillano, Alfonso Cadaval que tiene a la vista su alternativa. «Es un cartel muy bonito, somos amigos pero en la plaza siempre hay mucha rivalidad y me ilusiona la situación», destaca. La misma ilusión que el día en el que debutó con caballos y que todavía recuerda. «Cuajé el novillo y saludé la ovación a pesar de que me dieron los tres avisos. El año pasado fue un mano a mano con Alejandro Conquero».

Su buen cartel en la Merced le ha servido para que la empresa cuente de nuevo con él. «Huelva es muy de Silvera y valoro que repitan a los toreros que triunfan. Creo que eso es lo lógico y por donde debe ir la tauromaquia. Cuando un torero triunfa hay que compensárselo y no al revés», matiza.

En este 2018 espera sumar una decena de paseíllos. «Me gustaría torear más pero siendo realistas creo que sumaré ocho o nueve. En tres años he toreado no más de quince. Así está esto». De momento, tiene una cita el 2 de agosto con su plaza.