Álvaro Lorenzo, en la novena corrida de abono en la plaza de toros de Sevilla
Álvaro Lorenzo, en la novena corrida de abono en la plaza de toros de Sevilla - J. M. Serrano

Feria de Abril de Sevilla 2019Toros en la Real Maestranza de Sevilla: Y al final no salió «Niñito»

El segundo sobrero de El Pilar llevaba el mismo nombre del gran toro que toreó David Mora el 8 de mayo de 2014

Feria de Abril de Sevilla 2019: Todo lo que hay que saber

Sevilla Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La corrida de El Pilar era una tarde para el encuentro de viejos conocidos. Álvaro Lorenzo y Ginés Marín se presentaron juntos en Sevilla hace dos años -con Torrestrella- y juntos volvieron a acartelarse. La terna nada tenía que ver con la que el año pasado se enfrentó a este mismo encierro con Juan Bautista, López Simón y José Garrido.

En plena semana de farolillos era un cartel menos rematado, colocado entre dos de relumbrón. El calor inicial hizo que muchos se quedaran en la caseta e incluso puede que la terna no resultara del todo atractiva. Así lo demostró la media entrada que registraron los tendidos y también el hueco en el palco de maestrantes. Visto el resultado y el sopor que por momentos se vivió en el festejo, empezamos a fijarnos en otros detalles.

El programa de mano, en lo que a toros se refiere, anunciaba también a viejos conocidos de la ganadería de El Pilar, habitual en el abono maestrante. Nos fijamos en los toros. El segundo sobrero llevaba por nombre «Niñito». Fue inevitable recordar a aquel toro de premio que le salió a David Mora en la Feria de Abril de 2014. Fue un 8 de mayo, así que faltaba un día para que se cumplieran cinco años de aquel toro de ensueño. Eran los tiempos del G5 en los que las figuras no pisaron la Maestranza. Otro «Niñito» se lidió en el ruedo maestrante al año siguiente, en 2015, pero en aquel festejo el toro de la corrida fue «Alambrisco II», que le tocó en suerte a José María Manzanares. Otro «Alambrisco», noble pero soso que hizo quinto, permitió que Álvaro Lorenzo mostrara su temple en la Maestranza.

Algún parecido hay entre aquella corrida de 2015 y la de hoy en lo que se refiere a nombres de toros y resultados. Al igual que Manzanares no supo aprovechar entonces a «Alambrisco II», Pepe Moral tampoco lo hizo con «Mirador», un encastado, exigente y nada fácil toro con el que solo dejó destellos al natural. ¿Y qué hay de los nombres? Hace cuatro años se lidiaron «Sospechillo», «Medicillo», «Alambrisco» y «Portilloso». En la novena de abono de 2019, «Medicina», «Portillo», «Alambrisco» y «Sospetillo». Más que parecidos razonables.

Lo que no pareció muy positivo para animar el festejo entre toreros jóvenes que vienen pidiendo paso es que no supieran calentar el ambiente en los quites. Se animaron por Chicuelo -del que se celebra el centenario de alternativa en esta plaza en septiembre- Ginés Marín y Pepe Moral, pero se echó de menos un mayor interés, ya que hubiera llevado la emoción a unos tendidos faltos de alicientes para divertirse.

Eché en falta también ese paso al frente cuando en el toro a toro mi compañero Fran Piñero me preguntó cómo funcionaban los quites, si cada torero podía hacerlo en el astado que le precedía. Le comenté que así era y que el torero al que le correspondía la lidia podía hacer la réplica, pero que pocas veces ocurría. Me pregunté entonces si era por evitar «restarle» muletazos o la realidad era que no había interés, dado que se había perdido la competencia.

Y entre tantos pensamientos sobre la corrida nos fijamos en la música, cuestionada en la tarde anterior. No faltaron, como siempre, las peticiones de los nuevos en esta plaza. La banda se mantuvo firme mientras pensamos en si ese «Niñito» anunciado como sobrero hubiera sido como su hermano.