Alfonso Cadaval en el Paseo de la O, con la Maestranza y en Puente de Triana al fondo
Alfonso Cadaval en el Paseo de la O, con la Maestranza y en Puente de Triana al fondo - VANESSA GÓMEZ
TOROS

La Feria de San Miguel de Sevilla recupera el pulso con una atractiva propuesta taurina

Dos corridas de toros y una novillada forman el mini ciclo con el doblete de Morante de la Puebla, la despedida de Juan José Padilla y la alternativa de Alfonso Cadaval

Actualizado:

Dos meses después de la celebración del último festejo, la Plaza de Toros de Sevilla volverá a abrir sus puertas. Cerrada durante 63 días -la final de promoción fue el 26 de julio- la Real Maestranza vuelve a centrar el interés taurino con la Feria de San Miguel.

La cita resurgió en 2017 con una interesante propuesta que incluyó las alternativas de Pablo Aguado y Rafael Serna y que terminó con el triunfo deAlejandro Talavante que hizo doblete por la ausencia por lesión de José María Manzanares.

La edición de 2018 propone una fórmula parecida con tres festejos de máxima expectación para el aficionado: una novillada con picadores y dos corridas de toros con el doblete de Morante de la Puebla, la despedida de Juan José Padilla y la alternativa de Alfonso Cadaval.

En los chiqueros del coso maestrantes aguardan desde ayer los novillos del hierro de Talavante que lidiarán esta tarde Ángel Jiménez, Juan Silva «Juanito» y Francisco de Manuel. La terna ha sido escogida por la empresa Pagés de entre «los novilleros triunfadores de la temporada». Abrirá plaza el novillero de Écija, que vendrá arropado por muchos de sus paisanos ante los que presentó el cartel septembrino hace una semana.

Jiménez cortó una oreja en el Corpus y es una de las promesas de la cantera sevillana con más proyección. Le acompañan dos de los novilleros que más paseíllos están completando esta campaña y conocidos de la afición sevillana. Francisco de Manuel fue finalista del ciclo de promoción a igual que Juanito, que también se anunció en el abono con una del conde de la Maza en el ciclo de novilladas con picadores en la temporada de 2016.

Pero sin duda, el plato fuerte de la Feria de San Miguel llega de la mano de las dos corridas de toros y la presencia del torero Morante de la Puebla en los dos carteles. En 48 horas, el cigarrero hará dos paseíllos en el coso del Baratillo, plaza con la que mantiene una relación «entre el amor y el odio», según ha reconocido en una entevista publicada en ABC esta semana.

La apuesta del diestro de La Puebla, ausente por decisión propia en abril, es firme. Asegura que viene «con responsabilidad» y esperando que «sean dos tardes importantes para mi carrera y para Sevilla».

«El Pirata»

El sábado 29 de septiembre, día de San Miguel, se anuncia con Juan José Padilla, que abre plaza y se despide de la afición de Sevilla en el año de su retirada. Para el Ciclón de Jerez, convertido en «El Pirata» tras su grave percance en Zaragoza, será una tarde muy emotiva teniendo en cuenta que será su primera Feria de San Miguel en 25 años de alternativa.

En la última Feria de Abril estuvo a punto de cortar una oreja y sueña con rememorar la gloria alcanzada hace dos temporadas cuando abrió la Puerta del Príncipe en 2016.

Para lidiar el encierro de Hermanos García Jiménez-Olga Jiménez y Peña de Francia, completa la terna Andrés Roca Rey, uno de los toreros que ha sido la base del abono sevillano de 2018 con cuatro tardes. El peruano regresa a la Maestranza -donde cortó una oreja en sus tres actuaciones anteriores- después de realizar una campaña triunfal.

Roca es el torero más cotizado y deseado del momento, por el público y las empresas, ya que es capaz de llenar plazas. De hecho, en las taquillas de la calle Adriano se espera colgar el que sería el quinto cartel de no hay billetes de la temporada el sábado.

El domingo 30 de septiembre abrirá cartel Morante de la Puebla, esta vez como padrino de la alternativa de Alfonso Cadaval con los toros de Juan Pedro Domecq. El joven sevillano cumplirá su sueño de convertirse en torero y recibirá un doctorado de lujo con José María Manzanares como testigo.

Para el alicantino, base de los carteles de Sevilla un año más, será el cuarto paseíllo. Manzanares fue uno de los triunfadores de ciclo abrileño tras cortar tres orejas sin pisar el acelerador y volvió a llevarse el premio a la mejor estocada. Su idilio sevillano se mantiene.

En la Feria de San Miguel tiene una nueva oportunidad de demostrarlo. Esta es la interesante propuesta de la empresa Pagés para el final de temporada. La suerte está echada para todos. Ahora solo falta que salga el toro.