El recordado Pepín Tristán, padre del actual director
El recordado Pepín Tristán, padre del actual director - ABC

LA FIESTA NACIONAL80 años de sinfonía taurina

La Banda del Maestro Tejera cumple ocho décadas como sintonía en la Real Maestranza de Caballería de Sevilla

Actualizado:

La Banda del Maestro Tejera forma parte de la Plaza de Toros de Sevilla. Casi tanto como la monumental arcada desde la que se proyectan sus notas. Allá en el tendido alto del 11, los pasodobles taurinos suenan como en ningún otro lugar del mundo. La magia de la música que acompaña a los toreros en las grandes faenas y en sus tardes de gloria.

Y 80 años como sintonía oficial de la Real Maestranza cumple en 2018 esta emblemática banda de música, tan taurina como cofrade, que está ligada a la ciudad de Sevilla. La historia empezó con el maestro Manuel Pérez Tejera -que da nombre a la agrupación- y continuó con su sobrino, el recordado Pepín Tristán Martín, padre del actual director, José Manuel Tristán Becerra a quien le toca celebrar este aniversario. «Para nosotros es un honor, a mi padre le tocó el 50 aniversario. Estoy muy contento y orgulloso porque la banda haya cumplido 80 años en el coso del Baratillo», asegura.

Y lo hace «con responsabilidad». Es consciente de que «siempre hay que estar bien y que no se permiten los fallos pero estoy contento y orgulloso de donde ha llegado esta banda familiar» que ya tiene sucesora. «Mi sueño sería que los cien años los cumpla mi hija ya que seguro que yo no estaré dirigiendo. Ella tomará el relevo no sé cuándo pero no tadará».

El debut de María del Mar Tristán tuvo lugar en la novillada de la Feria de San Miguel, «sin publicidad y de manera natural aunque sea en este caso la primera mujer en la historia que dirige la Banda de Tejera en la Maestranza. Mi hija es el futuro y habrá más oportunidades».

Dicen los toreros y los aficionados que en Sevilla la música suena diferente. «Estamos muy arraigados a Sevilla, la mitad de nuestro corazón tiene un capirote y la otra mitad un capote torero. Con los años ha creado una manera de tocar y de sonar. No se aprende en los conservatorios ni lo enseño, eso fluye. Mi banda toca sola. Le damos a los pasodobles su tiempo y su ritmo. La acústica de la plaza ayuda y tocamos unos pasodobles muy clásicos y muy toreros. La gente que viene de fuera se sorprende», relata.

A estos 80 años en la Maestranza se una otra importante efeméride. En 1918, hace un siglo, el maestro Tejera, gran amigo de Joselito El Gallo, recibió el encargo de amenizar los festejos de la Plaza de Toros Monumental de Sevilla, inaugurada el 6 de junio de ese mismo año. En el desaparecido coso de San Bernardo también sonaron los mejores pasodobles de esta prestigiosa banda. Un privilegio para Sevilla.

José Manuel Tristán: «Se valora lo bueno, es el criterio de Sevilla»

Sentarse en el balconcillo del tendido 11 de la Real Maestranza para dirigir la música del coso del Baratillo no es tarea fácil. Hay que ser aficionado y entender de toros. Y aguantar las críticas. «Cuando son constructivas las llevo perfectamente lo malo es cuando son duras y van dirigidas al terreno personal: no las entiendo pero las asumo porque va en el puesto», señala José Manuel Tristán.

Su valoración de las faenas no permite error. «Yo hago las críticas en el momento y tiene su riesgo y su fallo.las faenas cambian hacia un lado o hacia otro y hay que decidir si el pasodoble suena o no. A veces me paso o no llego. Es una particularidad de la plaza que la hace diferente donde no hay criterio o se toca por casi nada o por todo. Aquí se valora lo bueno y es el criterio de Sevilla», confiesa.

¿Cuáles son sus pasodobles preferidos? «Es difícil, hay muchos aunque tengo varios. ‘Suspiros de España’ es el pasodoble de los pasodobles aunque no sea torero. Gallito, Churumbelerías, Cielo Andaluz, o Agüero tienen mucha categoría o Dávila Miura, Ópera Flamenca o Nerva», subraya. También es bueno desmontar creencias erróneas: la música no se paga. «Es fácil difamar pero nadie es capaz de demostrar que eso haya pasado. Quien lo ha intentado se ha tenido que marchar por donde ha venido. Seguramente los toreros no han estado al tanto de eso. Lo que cobramos es de la empresa Pagés. Ni yo, ni mi padre ni mi tío hemos cogido nunca dinero para tocar», argumenta.

Y aprovecha para agradecer a la Real Maestranza como propietaria y a Pagés que la gestiona que hayan mantenido a Tejera como titular del coso desde el año 1938 «dandole ese sonido particular a la plaza de Sevilla». El director tiene sus gustos taurinos pero «valora el toreo artista y el valiente» y prefiere las faenas medidas. «En Sevilla no hace falta alargarse».

Hay muchos momentos para el recuerdo pero algunos que se han quedado grabados. «Hace dos años tocamos a Curro Javier antes de poner su segundo par de banderillas después de un primero enorme. Y este año en ladespedida de Padilla sonó la música al empezar la faena».

Pura sevillanía entrelos toros y las cofradías

El mes de noviembre es una fecha importante para la banda que, como explica José Manuel Tristán, está muy unida a las cofradías y a la Reina de todos los Santos. «Mi padre y mi tío vivían en la calle Peris Mencheta, justo al lado de la iglesia. Manuel Pérez Tejera murió el 7 de noviembre de 1971 con la Virgen en la calle. Ahí se hizo cargo de la banda mi padre. Y él deja la banda en noviembre de 2006 al entrar la virgen, que es cuando me hago cargo yo». Pepín Tristán fue el director durante 35 años. «Mi intención es que cuando la Reina de Todos los Santos entre el año que sea, mi hija se haga cargo».

La Banda de Tejera tiene numerosos reconocimientos en Sevilla como el de Cofrade Distinguido o la Medalla de Oro de la Ciudad a iniciativa de la Hermandad de las Penas. «Reconozco que soy afortunado y creo que nada me va a hacer más ilusión que esa medalla de mi tierra. Aquí somos dados a reconocer más lo de fuera o a título póstumo por eso estoy muy contento».