Francisco Rivera se retiró de los ruedos en la Goyesca de Ronda en 2017
Francisco Rivera se retiró de los ruedos en la Goyesca de Ronda en 2017 - Archivo
Toros

Francisco Rivera: «La Goyesca de Ronda tenemos que disfrutarla porque peligra»

El empresario pide un cambio de fecha y niega dos festejos similares el mismo fin de semana

Ronda Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La Goyesca de Ronda en una tradición en peligro. Así lo reconoce Francisco Rivera Ordóñez, empresario que gestiona la plaza y que, cada año, es el encargado de revivir este festejo taurino que su bisabuelo alumbrara en la ciudad del Tajo. «La Goyesca tenemos que disfrutarla porque peligra. Los tiempos cambian y con los temas de seguridad cualquier día nos pegamos un susto», avisó Francisco Rivera, a la salida de la misa del bautizo de su sobrino Cayetano.

El empresario insistió en que es una celebración que «hay que disfrutarla y cuidarla». Lo dice el último organizador dentro de una dinastía taurina que se remonta a Cayetano Ordóñez «El niño de La Palma». El bisabuelo del actual empresario, que fue quien comenzó este tipo de corridas en 1954. Al frente de la organización le sustituyó su hijo Antonio Ordóñez, abuelo de Francisco y Cayetano Rivera Ordóñez –los dos últimos de la saga–. El bisabuelo de ambos inició la tradición por el II Centenario del nacimiento del mito taurino de Ronda Pedro Romero.

Entonces se decidió que se torearía con traje goyesco, rememorando aquella vestimenta surgida en Madrid en el siglo XVIII. Los matadores lo harían con banderilleros y picadores en el coso de Ronda, que está gestionado desde su creación por la Real Maestranza de Caballería de Ronda, nacida a raíz de la Real Cédula de S.M. el Rey Felipe II de 6 de septiembre de 1572.

Aquel monumento es hora un Bien de Interés Cultural protegido por Patrimonio y declarado como monumento nacional. Esto hace complicado que se puedan acometer mejoras y obras que acondicionen la plaza de toros a las exigencias normativas, cada vez más estrictas, que se exigen para la celebración de una corrida de toros. «Es un monumento nacional a la hora dar los permisos y, con todo esto de adaptar la plaza de toros a las exigencias de seguridad, cualquier día nos pegamos un susto grande», alertó Francisco Rivera, que pide también un cambio de fecha.

Cambio de fecha

Rivera aseguró que se va a sentar con la nueva Corporación municipal para tratar varios temas alrededor de la celebración taurina, entre ellos un cambio de fecha. «Me gustaría que fuera con la feria, pero tenemos que adaptarnos a los tiempos y darle ayuda a la Goyesca, porque la necesita», aseguró el empresario, quien dijo que «la única ayuda que se necesita es adelantarla, para pensar en la gente que está de vacaciones y que se va, porque vuelve a trabajar». «Esa gente es necesaria para que vaya a los toros y hay que facilitárselo», añadió Francisco Rivera.

A su vez, acalló los rumores de que se vayan a celebrar dos corridas goyescas. «La Goyesca es una. Brilla tanto, que no puede tener competencia», explicó Rivera Ordóñez, quien aseguró que desea dos «tardes de gloria» separadas en dos fines de semana. Uno la goyesca y otro las corridas de la feria. Y añadió que en el fin de semana de la Goyesca sólo se admitiría algún festejo taurino, pero que sería de índole menor y sin hacerle sombra a la gran tradición que impulsó su bisabuelo.