Pedro Casado e Ignacio Sánchez Mejías antes de la coferencia - VANESSA GÓMEZ
TOROS

Ignacio Sánchez Mejías, mucho más que un torero valiente

El Cículo Taurino Puerta Carmona organiza una conferencia sobre su figura para conmemorar el centenario de la alternativa del torero sevillano

Actualizado:

La conemoración del centenario de la alternativa de Ignacio Sánchez Mejías continúa con actos en torno a su figura. El Círculo Taurino Puerta Carmona, que forman un grupo de jóvenes aficionados, organizó en la Fundación Valentín de Madariaga la conferencia, «Ignacio Sánchez Mejías, otra perspectiva» que contó con su sobrino nieto.

Ignacio Sánchez Mejías repasó su trayectoria, que comenzó como banderillero en México, donde también debutó de novillero. A su vuelta a España, tras presentarse en Madrid y sufrir una grave cornada en Sevilla, se colocó en la cuadrilla de Rafael El Gallo y después en la de José. «Quería ser el número uno en todo lo que emprendía. Y lo fue: un hombre excesivo», subrayó.

Asimismo, Sánchez Mejías también quiso reivindicar la figura de Joselito «que ha pasado a la historia ensombrecido por Juan Belmonte que tuvo a Chaves Nogales para escribir una novela. José fue un torero total con el que empezó a torear Ignacio». Y lo reivindicó «como torero importante, no solo el torero valiente que aparece en El Cossío sino también artista como demuestra que en 1920, año en el que murió José fue el primero del escalafón».

Ignacio repasó su trayectoria profesional y vital apoyado en imágenes del archivo familiar en las que se pudo ver al torero en un pase sentado en el estribo o en el par de banderillas de la mariposa, así como acosando desde un coche, jugando al fútbol en la Maestranza con Joselito o como presidente del Real Betis Balompié. «Ignacio buscó el riesgo y ha pasado a la historia por los riesgos que tomaba», recordó su sobrino.