Pase de pecho de Juanito al segundo de Villamarta
Pase de pecho de Juanito al segundo de Villamarta - ALBERTO DÍAZ
CRÓNICA

Juanito abre la puerta del futuro en Las Colombinas de Huelva

El novillero sale a hombros al cortar tres orejas en la apertura de Las Colombinas; Emilio Silvera corta una y pierde más trofeos con la espada

Actualizado:

Con los mismos cinco minutos de retraso de siempre en el reloj de la Plaza de Toros de la Merced comenzó el primer paseíllo de Las Colombinas de 2018. La novillada, bautizada con el lema «El futuro es hoy», llenó en más de la mitad el aforo del coso onubense. Con un calor sofocante, Juanito fue el primero en salir a hombros. Emilio Silvera no lo acompañó por culpa del manejo de los aceros pero cuajó una tarde completa con dos faenas distintas pero muy centradas.

Al primero lo recibió con gusto y temple a la verónica ganando terreno hacia los medios donde remató con una media garbosa. Brindó al público y aunque «Faisanero» pareció que quería irse, acabó cogiendo la muleta con clase y recorrido. Desde la primera serie con la diestra, dejándosela puesta, llevó la embestida con largura. Silvera lo entendió también al natural y toreó con elegancia y naturalidad lo que le sirvió para cortar la primera oreja de la tarde.

El cuarto salió al ruedo muy suelto y distraído y fue desarrollando un comportamiento complicado. Sin entregarse, esperó en banderillas a la cuadrilla. El sevillano comenzó por doblones una faena inteligente basada en el temple, llevándolo por arriba y sin obligarlo ya que cuando lo hacía se venía abajo. Se gustó en los pases de pecho y de nuevo al natural echándole la muleta a la cara para provocar el cite. Terminó con pases circulares para abrochar su labor que no fue premiada con trofeos por culpa de la espada.

Juanito llegó con muchas ganas a Huelva y se ganó la puerta grande con su actitud dispuesta en todo momento. En el segundo se lució con el capote a la verónica y en la media y en unas tijerillas para llevarlo al caballo. Comenzó por alto sin molestar al novillo, al que le faltó transmisión y entrega, así que tuvo que ser el novillero el que lo pusiera todo. Toreó despacio e intentó hacer las cosas bien en una labor muy seria en la que se pegó el arrimón. Le costó una voltereta que por fortuna no tuvo consecuencias pero calentó los ánimos en el tendido. Cortó el trofeo después de tirarse en rectitud.

Recogió una gran ovación tras recibir al quinto de rodillas y ajustarse con el capote y otra después de lucirse por chicuelinas para llevarlo al peto. El quite fue de nuevo por Chicuelo rematado con una cordobina y la media. Tras el brindis al banderillero Cándido Ruiz tuvo un emocionante comienzo con el pase cambiado por la espalda y el péndulo posterior que volvieron a arrancar los aplausos en el tendido. El portugués se metió otra vez en los terrenos del novillo para poner lo que le faltaba y con muletazos con mucha verticalidad, pureza y a veces inverosímiles - como la arrucina que enganchó sin sitio al final de faena- logró cortar las dos orejas. Por supuesto se tiró a matar con el alma.

Alfonso Cadaval, que cerraba la terna, se fue de vacío aunque estuvo entregado toda la tarde. Agarrado a las tablas fue el primer muletazo del sevillano que plantó las dos rodillas en el albero para iniciar de forma vibrante. No pudo lucirse del todo con el capote ya que el de Villamarta echó las manos por delante y en el tercio final fue de menos a más. Primero al natural y después con la diestra, en el centro del ruedo, donde un desarme hizo que parara el pasodoble. Hubo tiempo para un par de series más con la zurda y en redondo antes de montar la espada, que entró a la segunda, y dejó el premio en ovación.

Con sus compañeros de cartel con las orejas ya en la mano no quiso irse de vacío. A pies juntos y a la verónica fue el saludo del que cerró plaza que derribó al picador en el primer encuentro aunque hizo amago de rajarse. Así llegó a la muleta y tuvo que hacer la faena entre las dos rayas del tercio. Brindó al respetable una labor que tuvo momentos buenos al natural aunque no fue el mejor pitón del asta. pero falló con el descabelloLa tarde, ya noche, terminó con el pasodoble «Puerta Grande» y la salida a hombros de Juanito, el primer triunfador de Las Colombinas de este año.