El Juli en su faena con la muleta durante la corrida celebrada en la plaza de toros de Jerez de la Frontera
El Juli en su faena con la muleta durante la corrida celebrada en la plaza de toros de Jerez de la Frontera - Efe
Feria del Caballo

El Juli indulta y Morante de la Puebla lo borda al natural en Jerez de la Frontera

Los dos diestros salen a hombros en una tarde sin brillo de Paquirri en su reaparición

Lorena Muñoz
Jerez de la FronteraActualizado:

El Juli va de indulto en indulto a los toros de Garcigrande. El último, en la corrida que cerró la Feria del Caballo de Jerez. «Corchero», negro mulato, número 46 y de 460 kilos de peso. La plaza era un clamor cuando el madrileño siguió toreando al sexto a pesar de que el presidente le había dicho que entrara a matar.

Asomó el pañuelo naranja y la vuelta al ruedo fue con las dos orejas y el rabo acompañado por el ganadero Justo Hernández. Morante ya había abierto la puerta grande cuando salió el último que derribó al caballo en el primer encuentro aunque la cuadrilla se lució con los palos. En el centro del ruedo, El Juli toreó a placer por ambos pitones mientras sonaba «Manolete». Se gustó en redondo, en circulares y mostró su faceta de torero dominador de los terrenos y conocedor de las reacciones de los Garcigrandes.

Al tercero le había cortado una oreja a pesar de pinchar al primer encuentro. Lo recibió a la verónica completando su actuación con un quite por chicuelinas. Cuando hizo el brindis ya tenía al público metido en la faena que empezó con doblones para seguir en redondo a pesar de que cuando presentaba la muleta para dar el primero flameaba como una bandera. Le condicionó para torear al natural aunque hizo una faena de largo metraje.

Regresaba Paquirri por un día a la plaza de Jerez de la Frontera después de su retirada de los ruedos en la Goyesca de Ronda de 2017 pero tuvo una actuación desdibujada. Fue silenciado en el toro de su vuelta al que recibió templado a la verónica y con el que la cuadrilla pasó bastantes apuros.

Apoyado en las tablas dio los primeros muletazos y allí comenzó la faena, buscando el abrigo del viento pero el toro se defendía. El de Garcigrande acudió al engaño por ambos pitones antes de rajarse pero habría lucido más en otros terrenos. Con la rodilla en tierra y a pies juntos, recordando a su abuelo saludó al cuarto a la verónica. De idéntica forma comenzó con la muleta después de que sus hombres de plata volvieran a pasar un calvario con los palos. Siguió Paquirri en otros terrenos y estuvo mucho tiempo delante de la cara de toro pero sin encontrar las distancias ni la forma de hilvanar la faena. Lo mejor de su tarde fue la espada.

Morante de la Puebla, que también escogió esta plaza para volver después de su fugaz retirada, tuvo una tarde arrebatada que pudo consumar en el quinto. El segundo salió suelto y sin atender a los engaños así que quedó inédito en el capote del cigarrero. Tras cambiarse el tercio se fue al caballo que hacía la puerta donde recibió un puyazo protestado por el público.

Así las cosas y con el viento haciendo de las suyas llegó a la muleta donde Morante logró meterlo en naturales templadísimos, pasándoselo muy cerca y gustándose en los molinetes con un toreo muy personal que llegó al tendido. El fallo con la espada hizo que el premio quedara en ovación.

Se desquitó en el quinto con el capote al que dejó tres chicuelinas rematadas por una serpentina en el saludo tras probar a la verónica a pies juntos. El comienzo sentado en el estribo al que siguieron cuatro muletazos por alto a dos manos y con la rodilla en tierra arrancaron los primeros olés y el pasodoble, «La Concha Flamenca».

Hubo una serie con la zurda extraordinaria sobre todo dos naturales de un temple exquisito con un Morante muy dispuesto acompañando la embestida. Tras volver a la diestra hubo otra serie final con la izquierda antes de perfilarse con la espada que está vez entró por derecho a la primera. Paseó triunfal las dos orejas y hasta una bandera de España que le tiraron desde el tendido.

Feria del caballo. Plaza de toros de Jerez de la Frontera

Sábado, 18 de mayo de 2019. Tercera de abono. Tres cuartos de entrada en tarde ventosa. Toros de Garcigrande y Domingo Hernández, correctos de presentación y de juego desigual ovacionado en el arrastre el 3º. Indultado el 6º.

PAQUIRRI, de azul marino y oro. Estocada (silencio) y estocada casi entera (silencio).

MORANTE DE LA PUEBLA, de azul cielo y azabache. Metisaca, dos pinchazos y estocada (ovación y saludos) y estocada (dos orejas).

EL JULI, de catafalco y oro. Pinchazo y estocada (oreja tras aviso) e indulto (dos orejas y rabo).