El Juli sale a hombros por la Puerta del Príncipe el pasado 16 de abril RAUL DOBLADO

El Juli y «Orgullito», la cumbre de una Feria de Abril de contrastes

El indulto del toro de Garcigrande por parte de El Juli marca un antes y un después en el ciclo maestrante del que salen reforzados los sevillanos Pepe Moral y Pablo Aguado

Actualizado:

La Feria de Abril de 2018 ya es historia. Catorce festejos en los que se colgó el cartel de no hay billetes en cuatro ocasiones, un toro indultado,22 orejas cortadas, 7 vueltas al ruedo y una cornada grave, la del torero Román, que además debutaba en Sevilla. Son solo algunos datos de un ciclo de festejos interesante y de muchos contrastes que estuvo marcado por la cumbre del indulto de «Orgullito», negro listón, nacido en diciembre de 2013, de 528 kg de peso y herrado con el número 35 de la ganadería de Garcigrande, por parte de Julián López «El Juli» el lunes 16 de abril.

En el año en el que cumplía su veinte aniversario de alternativa, el diestro madrileño hizo historia en la Real Maestranza. Abrió la Puerta de Príncipe por quinta vez en su carrera después de cortar cuatro orejas y realizar dos faenas llenas de maestría. El Juli se proclamó de nuevo rey en Sevilla y triunfador absoluto de la Feria de Abril.

Este hito marcó un antes y un después en una feria en la que estuvieron y cumplieron todas las figuras a excepción de Morante de la Puebla que hará doblete en San Miguel. José María Manzanares volvió a conectar con la afición de Sevilla y cortó sin pisar el acelerador tres orejas en sus tres paseíllos de Abril. El Domingo de Resurrección se fue de vacío con una fea voltereta y cortó dos orejas en la de Núñez del Cuvillo y una más en la de Juan Pedro Domecq además de otro premio a su eficaz espada.

Dos orejas logró un Alejandro Talavante ausente en el indulto de Garcigrande, aunque tan solo un día después firmó una de las mejores faenas de la Feria a un toro de Cuvillo aunque solo fue premiada con un trofeo a pesar de la petición del segundo. Idéntica situación vivió Roca Rey el Domingo de Resurrección. En tres tardes, el peruano logró una oreja de los de Victoriano del Río tras una gran faena al natural que mereció más premio. También destacó con el capote en la de Jandilla y cumplió en una feria en la que tenía la responsabilidad de tres tardes. Otra le queda en San Miguel, al igual que a Manzanares.

El triunfador de 2017, Antonio Ferrera, no pudo repetir sus emocionantes actuaciones de la pasada campaña con la deslucida corrida de Victorino Martín y solo pudo brillar en la apertura en un duelo de naturales con Roca Rey. Una oreja logró Enrique Ponce en sus dos tardes -aunque se le sigue resistiendo un triunfo en abril- igual número que Luis Bolívar,El Fandi, entregado con la de Fuente Ymbro, un José Garrido con muchas ganas y Pablo Aguado.

El sevillano merece un capítulo aparte ya que junto a Pepe Moral, con tres orejas en sus dos paseíllos salen muy reforzados de la Feria de Abril de 2018. Aguado, en su primera corrida tras la alternativa, sorprendió en la de Torrestrella con un toreo templado, pleno de naturalidad y con mucha torería sevillana en el que solo el manejo de la espada le privó de mayores premios. Toreó junto a Javier Jiménez y Lama de Góngora, que volvía tras su periplo mexicano, pero no tuvieron fortuna y se fueron de vacío como Rafael Serna.

El torero que sale relanzado es Pepe Moral que por segundo año consecutivo se quedó muy cerca de abrir la Puerta del Príncipe con Miura. Fue un mano a mano memorable con Manuel Escribano, que sin cortar trofeos, tuvo una firme y decidida actuación. Pero el de Los Palacios se mostró con una gran capacidad ante los de Zahariche, con decisión y exquisitez al natural y sumó dos trofeos al que había cortado en el encierro de Las Ramblas.

A punto de cortar oreja estuvieron Juan José Padilla y Curro Díaz en su vuelta a Sevilla. Donde sí las hubo fue en el festejo de rejones, por primera vez sin Diego Ventura, en el que Andrés Romero cortó dos trofeos y uno cada uno lograron Lea Vicens y Sergio Galán.

Un análisis especial merece el apartado ganadero. Bajó la presentación con respecto a temporadas anteriores y se lidiaron encierros muy desiguales e incluso impropios de la Maestranza como el de García Jiménez y El Pilar. El más destacado fue el de Garcigrande, con el ya mencionado toro indultado, además de Nuñez del Cuvillo, Fuente Ymbro, Torrestrella, Victoriano del Río, Bohórquez, Miura y la debutante de La Palmosilla que lidiaron astados interesantes. Fracasaron con estrépito la de Jandilla y Juan Pedro Domecq además de Victorino Martín.

En este sentido, el criterio de los equipos presidenciales debe ser más uniforme a la hora de los reconocimientos y no digamos a la hora de conceder los trofeos. Este ha sido uno de los asuntos más polémicos de la Feria de Abril de 2018 ya que en muchas tardes hubo peticiones de oreja por parte del público no atendidas por el palco –incumpliendo lo que dicta el Reglamento Taurino- y en algunos casos «frenando» la petición de la segunda. La cuestión comenzó el Domingo de Resurreción con Ferrera y Roca Rey y continuó con Talavante, El Juli, Padilla y Pepe Moral. Por este motivo, urge tomar una solución en este sentido para evitar agravios comparativos.

El público y el aficionado respondieron en los carteles rematados con las figuras e incluso a las fórmulas atractivas de la terna de sevillanos o el mano a mano con Miura pero no así a otros carteles con menos sentido. La empresa Pagés debe buscar alternativas para los rejones y para lidiar nuevos encastes cara al abono del año que viene. El de 2018 continúa los meses de mayo y junio con las novilladas con picadores.