Un gran Antonio Nazaré cuaja una de las faenas de la temporada en la Maestranza
Antonio Nazaré, en la Maestranza - juan flores
CORRIDA DEL 12 DE OCTUBRE

Un gran Antonio Nazaré cuaja una de las faenas de la temporada en la Maestranza

El de Dos Hermanas ha cortado la única oreja, que pudieron ser dos, del mejor astado de la corrida de José Luis Pereda

SEVILLA Actualizado:

Importante, importantísima, la faena que el sevillano Antonio Nazaré ha cuajado al buen tercer toro de José Luis Pereda en la Maestranza, en la que ha sido la última corrida de la temporada en el coso del Baratillo.

Nazaré, muy centrado y con sitio en todo momento a pesar de torear poco, ha toreado con hondura y profundidad a este ejemplar, al que ha dejado tres series diestras lentas y ligadas, parsimoniosas en su quehacer, bajando mucho la mano y tirando de su enemigo.

Con la izquierda, los naturales han tenido mucha profundidad, alargando mucho cada muletazo, llevando siempre toreado al de Pereda, rematando con pases de pecho de pitón a rabo. Una faena maciza, de las más importantes de este año en el coso del Baratillo, que tuvo el prólogo de un buen toreo a la verónica.

La espada ha entrado a la primera pero el toro, que se ha echado, ha vuelto a levantarse hasta en dos ocasiones, teniendo que echar mano del descabello en dos ocasiones y difuminándose el premio de las dos más que merecidas orejas. Ha sonado un aviso pero aún así el trofeo obtenido ha sido a ley.

El sexto ha echado las manos por delante. Sin embargo, Antonio Nazaré ha construido una faena muy inteligente, dando sitio a su enemigo y toreando con suavidad en los primeros compases. Ha ligado las series hasta que se ha apagado el toro. Muy por encima el de Dos Hermanas. Tres pinchazos y estocada (ovación de despedida).

Curro Díaz, que ha abierto plaza, se ha encontrado con un primer toro sin fuerzas de bonita lámina que ha llegado muy aplomado al tercio final que no ha tenido un muletazo. Ante el cuarto, que se ha desplazado pero cabeceando y embistiendo rebrincado, ha conseguido algunos muletazos con clase pero sin acabar de redondear faena por las condiciones de su enemigo (silencio en su lote).

Matías Tejela ha dejado buenos momentos al segundo de la tarde, sobre todo a diestras. El toro se ha orientado pronto y cuando se ha visto sometido se ha parado. El quinto, al que ha brindado al público, ha sido un toro grande con el que ha estado firme, robándole algunos muletazos. Faena larga (silencio y silencio).