El diestro sevillano junto al crítico Carlos Crivell y Miguel Serrano en el Salón de los Carteles
El diestro sevillano junto al crítico Carlos Crivell y Miguel Serrano en el Salón de los Carteles - RAÚL DOBLADO
Encuentro

Manuel Jesús «El Cid»: «La clave está en ser uno mismo en todas la plazas»

El diestro sevillano protagoniza la segunda de las Lecciones Magistrales de Aula Taurina centrada en su tauromaquia y su trayectoria en el año de su despedida de los ruedos

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

«En Madrid se vive la emoción y en Sevilla el gusto pero el fondo es el mismo. La clave está en ser uno mismo en todas las plazas» sentenció Manuel Jesús «El Cid». El torero de Salteras protagonizó la segunda de las Lecciones Magistrales de Aula Taurina en 2019, año en el que se despide de los ruedos y que comenzará este sábado mano a mano con Emilio de Justo en Vistalegre.

«En Madrid era lo que te tocaba, lo importante era vestirte de torero y torear» recordó el diestro al hablar de sus comienzos de novillero. «En Salteras pensaban que su hermano Pedro, el Paye, tenía más condiciones. Fíjense qué difícil es hacer un pronóstico en esto del toro», señaló el crítico taurino Carlos Crivell, que moderó el encuentro.

«A mi hermano le faltaba lo que a mí me sobraba que era la afición porque el valor se nos presupone a los toreros», aseguró El Cid que insistió en que «me siento un privilegiado y un afortunado porque he podido cumplir mis sueños».

El torero recordó su presentación y alternativa en Madrid. «Me fui ganando las novilladas una a una. La primera fue el 19 de marzo de 1995. No volví hasta el 98 pero los esfuerzos empezaron a merecer la pena ya que toreé 16 tardes en Madrid».

Se habló de una fecha crucial: 2003 en Bayona, primera corrida de Victorino. «Esa tarde fue un antes y un después en mi carrera profesional. El rabo que corté me sirvió para sustituir a El Cordobés en Valladolid. Una cornada el 12 de octubre en Sevilla me impidió ir al día siguiente a Madrid. Me sustituyó Fernando Robleño que salió a hombros. Ambos compartimos muchos carteles en 2004 como especialistas».

Y el 25 de agosto de 2007 en Bilbao, un acontecimiento «no superado», según Carlos Crivell, que supuso la encerrona con victorinos. Los asistentes pudieron ver el video de varias faenas de aquella tarde, comentadas por el diestro. «Estaba en un momento pletórico y veía toros buenos por todos lados. La mentalidad es crucial. Creo que el aficionado no olvidará nunca aquella tarde». Y ofreció un dato curioso. «Perdí tres kilos en dos horas».

Datos y confesiones

La charla continuó con algunos datos estadísticos sobre su carrera -14 corridas de Victorino en 2004 y 68 en su trayectoria- y muchas confesiones. «Mi mentalidad siempre ha sido torear bien a las ganaderías más comerciales y a las más duras», señaló antes de hablar de sus seguidores. «A mi quien me ha subido arriba ha sido el aficionado y no el espectador por eso me han exigido mucho cuando no he estado»

Y continuó. «A mi se me exigían que triunfara en Madrid y en Sevilla todos los años para empezar de nuevo mi temporada». Habló de sus sambenitos. «Decían que me apoderaba la empresa Pagés y eso es incierto. Me apoderaban Santi Ellauri y Manolo Tornay que trabajaban para la empresa de Sevilla. Esa losa me ha pasado factura. He estado en figura de manera independiente», aseguró.

Igual que la espada. «Si no es por pinchar hubiera tenido 12 o 13 puertas grandes en Madrid. Me gustaba torear allí donde he disfrutado muchísimo, igual que en Sevilla. Hacer el paseíllo en la Maestranza es lo máximo». Confesó que aún «no sabe nada en firme» sobre si estará anunciado en ambas plazas en la temporada de su despedida. Sí que le gustaría «llegar a 30 paseíllos, despedirme en San Miguel y estar en Zaragoza a final de 2019». ¿El futuro? «Cerca del toro, ayudando a chavales, pero de apoderado no sirvo», concluyó.