La afición por la tauromaquia, en todas las edades
La afición por la tauromaquia, en todas las edades - Raúl Doblado
TOROS

Más de 5.000 aficionados toman el ruedo de la Real Maestranza

La sexta edición de la jornada de Puertas Abiertas organizada por Pagés bate el récord de participantes

SevillaActualizado:

El paseo por la calle Circo hasta la Puerta del Príncipe es distinto al de otras tardes. El final del camino no termina al pasar el arco que da acceso al tendido sino que se abren las puertas del callejón. Hoy se puede pisar el albero de la Real Maestranza. La jornada de Puertas Abiertas que ha organizado la empresa Pagés este viernes 26 de abril ha permitido torear en la Plaza de Toros de Sevilla.

Y la afición ha respondido en esta sexta edición desbordando la asistencia. Más de 5.000 personas han acudido a la cita demostrando que el toreo está vivo en la ciudad. Los participantes han tenido la oportunidad de aprender los principios básicos del toreo de salón, han cogido capotes y muletas y han practicado lances a un toro imaginario en el mejor marco posible.

En el centro del ruedo, un carretón ha servido para aprender la técnica de poner banderillas. Y gracias a la cuadra de caballos de picar de Antonio Peña, niños y mayores han podido subirse a lomos de un caballo, con peto y vara incluidos. Muchos aficionados guardaban cola para poder disfrutar en directo de su afición. Nadie ha querido perderse esta oportunidad única.

Para el responsable de Comunicación de la empresa Pagés, José Enrique Moreno, «es una iniciativa que ha ido siempre a más que ofrece a la gente participar y que pocas veces ocurre en el mundo del toro donde la gente ve y opina pero no participa», asegura. «La clave está en que la gente coja un capote y una muleta y al sentir los trastos en sus manos le den verdadero valor al toreo. Así pueden ver lo difícil que es moverlo sin toro, así que se imagina cuando hay uno de por medio».

Las actividades taurinas las coordinó, un año más, el torero Eduardo Dávila Miura, con el Club de Aficionados Prácticos y profesores de las escuelas taurinas de Écija, La Algaba y Sevilla. En total, son un equipo de quince personas, entre las que se encuentran Rafael Peralta Revuelta, Nacho Moreno de Terry, el torero Manuel Carbonell, Joaquina Ariza, Manuel de la Fuente, Luis Mariscal junto a niños de la Escuela de la Real Venta de Antequera.

«Van seis años en las puertas abiertas y estamos muy contentos por la aceptación de la gente, cada año hay más y desde primera hora se ha llenado el ruedo. Esto demuestra las ganas que tiene la gente de poder acercarse a este templo, de poderlo pisar y de acercarse al toreo», destaca Dávila Miura.

Esta iniciativa da la oportunidad de vivir experiencias únicas como la que relatamos a continuación. Un aficionado que acude por primera vez a esta cita aprovecha para enviarle una fotografía a un amigo torero. Quiere decirle que puede aproximarse, a lo que siente un matador de toros cuando está en el coso del Baratillo.

Él no se ha vestido de luces pero se atreve a dar la vuelta al ruedo. Su amigo el torero está lejos de Sevilla, pero ha toreado allí de novillero. Sabe lo que significa la Maestranza. Por un mensaje al móvil, le aconseja. «Haz una cosa. Sal del burladero de matadores. Tú solo, te vas andando hasta la altura de la raya de picar. Y te imaginas que pegas un lance». Su amigo el aficionado le hace caso. «Voy», mientras inicia su particular paseíllo.

«Ahora tendrás la visión y sensación que tuvieron Belmonte, Manolete, Pepe Luis, Curro… Plántate allí quieto y disfruta la sensación de libertad», evoca el torero desde la distancia. «La verdad es que da miedo», le contesta el aficionado. La respuesta del torero es contundente. «Ahora guarda el móvil! ¡Y guarda esa imagen en tu corazón!».