El novillero delante de la Plaza de Toros de Sevilla donde ha acampado
El novillero delante de la Plaza de Toros de Sevilla donde ha acampado - L.M.
Toros

El novillero Jesús Álvarez, en huelga de hambre: «Es la única posibilidad para pedir una oportunidad»

El sevillano acampa en la Puerta del Príncipe de la Real Maestranza e inicia una huelga de hambre con el objetivo de entrar en los carteles de la temporada en Sevilla

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Una oportunidad. Es lo que pide el novillero sevillano Jesús Álvarez que decidió el pasado domingo iniciar una huelga de hambre y acampar en la Puerta del Príncipe de la plaza de la Real Maestranza. Su objetivo es entrar en los carteles de las novilladas de la temporada taurina en Sevilla donde no está anunciado este año.

«¿Qué hago? Es la única posibilidad que tengo de pedir una oportunidad», asegura el novillero con seguridad y resignación. Álvarez explica que lleva tres años esperando a que la empresa de Sevilla le dé una respuesta a su petición. «No he tenido la suerte de hablar con don Ramón (Valencia) pero sí con varias personas de la empresa. Año tras año me piden que tenga paciencia, que primero toree en Madrid y en otras plazas y espere, pero si no es en mi plaza, ¿dónde me van a poner? Veo que se me pasan los años y es ahora o nunca», argumenta.

Ese es el lema de la pancarta que ha colocado junto a la verja de la plaza de toros. Lo acompañan su capote y un par de botellas de agua. Cuenta con el apoyo de amigos y familiares, entre ellos su novia y su madre. «Tres años sin una oportunidad en mi tierra, si no es aquí ¿dónde será?» además de varios hashtags que se siguen las redes sociales, desde donde se está dando apoyo al novillero: #luchaporunsueño y #alvarezensevilla.

«Este es mi sueño y tengo luchar por él», repite mientras cuenta su trayectoria en el mundo del toro que comenzó en la Escuela de Camas. Toreó en el ciclo de novilladas de promoción de Sevilla en 2012 y en una novillada con picadores en 2016 junto a Joaquín Galdós y Ruiz Muñoz en la que dejó buen ambiente con una novillada de Rocío de la Cámara.

Ha sido su única comparecencia en la plaza de Sevilla donde quiere volver a torear. «Hay quien echa currículum para poder trabajar y yo es lo que estoy pidiendo. Otros compañeros han tenido la posibilidad e incluso se les ha dado la alternativa», asegura.

Sabe que es una decisión drástica pero no ve otra salida. «Para mí es difícil y muy duro pero no me voy a echar atrás. Hay una novillada en septiembre con tres puestos a designar. No voy a irme hasta que la empresa se comprometa conmigo», subraya.

Para ello está dispuesto a comprometerse también. La última vez que se vistió de luces fue en la localidad madrileña de Arganda del Rey en septiembre de 2017 pero le dieron los tres avisos. Relata un sinfín de problemas que sufren los novilleros y no quiere pasar por ahí de nuevo.

Estuvo varios años viviendo en Salamanca, con la ayuda de Julián Guerra, pero regresó en 2017 a Sevilla. Ahora no tiene apoderado. «No he dejado de tentar en el campo aunque no haya toreado pero estoy dispuesto a prepararme más si puedo venir a torear en septiembre a Sevilla», subraya.