El rejoneador en la presentación de actividades por los 20 años de alternativa
El rejoneador en la presentación de actividades por los 20 años de alternativa - VANESSA GÓMEZ
LA FIESTA NACIONAL

El ocaso de los caballeros

La rueda de prensa de Diego Ventura pone de manifiesto el estado en el que se encuentra el toreo a caballo

Actualizado:

El toreo a caballo no pasa por su mejor momento. Las cifras no son muy alentadoras. Según las Estadísticas de Asuntos Taurinos que elabora el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes, los festejos de rejones solo representan el 10,8% de los espectáculos taurinos. En 2016 se celebraron 172 corridas, 12 menos que la temporada anterior y 63 menos que hace cinco años. El número de corridas mixtas fue 58 (19 menos que en 2015).

Son datos similares a los del toreo a pie pero hay que tener en cuenta la dificultad añadida de ser rejoneador: preparar y mantener una cuadra de caballos. Hace dos años había 405 rejoneadores inscritos de los que 110 actuaron en alguna ocasión. En 2017 la cifra de actuantes descendió a la mitad, con 54. El número uno del escalafón fue Diego Ventura con 33 paseíllos, los mismos que Lea Vicens.

La rueda de prensa del jinete de La Puebla del Río es inquietante. Hace cinco años, la convocatoria fue para anunciar su encerrona en Sevilla, plaza en la que ha abierto la Puerta del Príncipe en diez ocasiones y de la que se ha quedado fuera en su vigésima temporada de alternativa. En la Maestranza se organizaban dos festejos de rejones y ahora solo hay uno. Es una tendencia general: el año pasado Ecuextre, la feria del caballo y el toro de Badajoz, y la Feria del Caballo de Jerez no celebraron rejones.

Estamos acostumbrados a que las demandas vengan siempre de profesionales en una situación delicada, reclamando una oportunidad. Pedimos más transparencia en el sector y cuando una figura de los rejoneadores convoca una rueda de prensa para explicar su situación hay quien no lo entiende y lo critica. Ventura ha argumentado los motivos de su ausencia en las plazas de toros en las que ha triunfado. Y Sevilla es una de ellas.

Pedimos más transparencia en el sector y cuando una figura explica su situación hay quien lo critica

El jinete habla sin complejos de los vetos y de la falta de competencia. De la necesidad de buscar retos y alicientes, de torear diferentes encastes para interesar al aficionado y al público. Para ello propone lidiar seis toros el 15 de abril en Espartinas, el mismo día que se celebra la corrida de rejones de la Feria de Abril en la Maestranza. ¿Qué cartel interesará más? ¿Se hacen carteles pensando en la demanda del público o en los intereses de las empresas y apoderados? Nada más conocer la noticia, las redes sociales empezaron a comentar sus preferencias: muchos apoyos a Diego Ventura por su paso al frente. El tiempo dirá qué consecuencias tiene.

Historias de vetos y gestas frustradas en aniversarios

Quien más y quien menos tiene una historia que contar de vetos en carteles o ferias. Es una de las cosas que Diego Ventura manifestó en su rueda de prensa de alto voltaje. El rejoneador lamentó que no ha debutado en Pamplona, Bilbao o Logroño o que no torea en Jerez, donde no se dieron rejones el año pasado. De Nimes, con siete orejas en dos días y en Zaragoza, después de cortar un rabo, no lo han vuelto a llamar. La casa Matilla –con la que rompió–, Chopera –que apodera a Hermoso de Mendoza– y Simón Casas, mentor de Lea Vicens, pueden ser las causas de los males del jinete cigarrero.

Quedarse fuera de las ferias el año en que se cumplen 20 años de alternativa no es nada agradable. Ventura quiere, además, cumplir con su gesta de matar seis toros en Madrid. El Juli había pedido el Domingo de Resurrección en Sevilla y/o la de Victorino Martín por su vigésimo aniversario y nada. Luego están los que prefieren que esa cifra pase desapercibida como Morante de la Puebla, que los cumplió en 2017.