La cita con los novilleros será en mayo y junio
La cita con los novilleros será en mayo y junio - JUAN FLORES
LA FIESTA NACIONAL

Tiempos difíciles para la cantera

Sevilla programa siete novilladas con picadores en las que torean siete sevillanos y debutarán 10 novilleros

Actualizado:

La temporada taurina ya está en marcha. Los festejos ruedan en la engrasada maquinaria de las ferias. De Olivenza a Valencia y de ahí a Castellón. Antes de que nos demos cuenta llegará el Domingo de Resurrección y la Feria de Abril de Sevilla –en mayo– más tardía de la historia.

Mucho más tarde empezará la temporada de verdad de los novilleros que tendrán que esperar a sus ferias. Solo Sevilla y Madrid programarán de nuevo novilladas con picadores en sus abonos. Este año también serán siete festejos en la Maestranza: dos en mayo, cuatro en junio y una en septiembre con un cartel «por designar».

El empresario Ramón Valencia ofreció un dato significativo al dar a conocer los carteles. La empresa había recibido 58 dosieres para los 18 puestos con los que cuenta. La selección ha elegido a siete sevillanos y diez novilleros que se presentarán en el coso del Baratillo.

El primero en hacer el paseíllo será Ángel Jiménez, que tomará la alternativa en San Miguel. Habrá una nueva oportunidad para Cristóbal Ramos «Parrita», inédito por un percance el año pasado, para Aquilino Girón y Kevin de Luis que cortó una oreja el año pasado, igual que García Navarrete. También para Pablo Páez, finalista en las de promoción de 2018.

El cartel del Corpus volverá a ser netamente sevillano con Emilio Silvera, Juan Pedro García «Calerito» y Daniel de la Fuente. Y otro joven de la tierra, Fernando Navarro debutará en junio igual que se presentarán en el Arenal jóvenes aspirantes como Alejandro Mora, Antonio Grande, El Rafi, Javier Orozco, Rafael González, Marcos y Manuel Diosleguarde.

Volvemos a hablar de las novilladas, no queda más remedio. En las dos últimas semanas hemos visto como un novillero comenzaba una huelga de hambre para torear en Sevilla. Jesús Álvarez dejó el ayuno en la Puerta del Príncipe sin logar su objetivo. Pagés no puede incluirlo en el cartel de septiembre pero se ha comprometido a darle una oportunidad en 2020 si acredita que ha toreado en algunas plazas. El torero y apoderado Enrique Peña se ha ofrecido a ayudarlo.

Aquí viene el quid de la cuestión. Antes se iba a Sevilla y a Madrid después de estar preparado pero sin novilladas donde placearse es imposible. Ahora la Maestranza y Las Ventas son el lugar donde lanzar tu carrera pero donde te piden un currículum que no puedes acreditar. Es como aquello del huevo y la gallina. No se sabe qué fue primero.

Situación dramática

La combinación de las novilladas del abono sevillano aprueba para el profesor de Historia y escritor, Álvaro Pastor. «Combinan a los que estuvieron en lo más alto del escalafón con los que están intentado abrirse hueco pero les pongo un «pero». Podrían haber abierto el tipo de encaste en las ganaderías ya que excepto Villamarta las demás son del monoencaste Domecq en distintas ramas. Ya que en las corridas de toros han sido muy repetitivas podrían haber abierto el abanico aquí», señala.

Pastor, que además es crítico taurino, destaca que se haya contado «con los que triunfaron el año pasado en Sevilla o los que hicieron 10 ó 15 paseillos que ya es mucho en los tiempos que corren». Sí es cierto que echa en falta algunos nombres. «Tirando para la tierra creo que deberían estar dos de Utrera, Curro Durán, que ha estado muy digno cuando ha venido y Daniel Araujo al que he visto de luces y en el campo y lo hace muy bien; Lagartijo, que está sonando mucho en México y es cordobés así como darle oportunidad a Ferrater Beca que cumplió cuando se le dio una oportunidad hace dos años», argumenta.

Destaca el valor que tiene este ciclo. «Es básico ya que solo Sevilla y Madrid están dando novilladas con picadores en las ferias. El resto de plazas dan una o ninguna. Hay que tener en cuenta la estadística: en los últimos 15 años el número de novilladas con picadores ha descendido un 60 por ciento. Hemos pasado de más de 500 novilladas al año a menos de 200». ¿Está peor que nunca? «La situación de un novillero con picadores es dramática. Sin caballos gracias a las escuelas y a las clases prácticas o quienes cogen cierto cartel sin estar en escuelas pueden torear bastante durante el año».

¿Qué la parece la huelga de hambre de Jesús Álvarez? «A Jesús lo conozco desde sus comienzos en las escuelas taurinas y lo comprendo y lo entiendo pero no comparto las formas. Creo que no es el camino como se ha demostrado en casos anteriores, históricamente se ha demostrado que quienes se han puesto ninguno ha llegado a nada».