Victorino debuta con indulto en la corrida magallánica de Sanlucar de Barrameda
Victorino debuta con indulto en la corrida magallánica de Sanlucar de Barrameda - ABC

Victorino debuta con indulto en la corrida magallánica de Sanlucar de Barrameda

Octavio Chacón, Emilio de Justo y Pepe Moral salen a hombros junto al ganadero en una gran tarde de toros

Lorena Muñoz
Sanlúcar de BarramedaActualizado:

La corrida magallánica era todo un acontecimiento. La plaza no llegó al lleno a pesar del gran ambiente que se vivía en los alrededores del coso de El Pino minutos antes de comenzar el paseíllo. Una alfombra de 20.000 kilos de sal, obra de Joaquin Lara, y los actuantes vestidos de época recordaron el quinto centenario de la primera vuelta al mundo de Magallanes y Elcano.

Con las cámaras de la televisión autonómica como testigo debutó la ganadería de Victorino Martín, que lidió una interesantísima corrida muy bien presentada con el indulto del sexto. La terna, en la que debutaban Emilio de Justo y Pepe Moral, salió a hombros por la puerta grande junto al ganadero que vivió con intensidad la corrida desde el palco de prensa.

Octavio Chacón, que ya destacó hace un año en este mismo coso, sumó cuatro orejas.

Le cortó las dos al primero, aplaudido de salida, al que recibió con temple a la verónica y le dejó un buen quite por chicuelinas que remató por Belmonte. Por doblones inició la faena de muleta a que fue a más cuando le echó los vuelos y consiguió una extraordinaria serie al natural rematada con el de pecho. Sonó la música y Chacón intercambió series con la diestra y la zurda, se confió en la cara y se llevó un feo revolcón que le dejó un siete en la espalda de la chaquetilla del que salió ileso de milagro. El toro rodó sin puntilla tras una gran estocada con la que abrió la puerta grande.

Al cuarto volvió a saludarlo templado a la verónica y adelantando siempre la pierna. Lo llevó al peto galleando y le hizo un gran quite por delantales. «Estudioso» tenía buena reata -hermano de un toro del mismo nombre indultado en Cieza por Paco Ureña en 2014 y su padre un año antes en Vitigudino- y puso emoción a la faena. Fue un toro importante que humillaba y se arrancaba al engaño con picante con el que Chacón estuvo valiente y dispuesto así que le cortó otros dos trofeos.

Le acompañó por la puerta grande Emilio de Justo con una oreja en cada uno de su lote.

El segundo fue emocionante para el tendido y difícil para el torero ya que se revolvía con prontitud y llevaba la cara a media altura sin entregarse al muletazo. De Justo no pudo lucirse con el capote y bastante tuvo con aguantar en la cara así que le cortó una oreja de mérito. Le quedaba el quinto, otro ejemplar con presencia que no le permitió gustarse en el recibo con el que se desquitó en el tercio final. La dos primeras series arrancaron el pasodoble llenas de emoción con la prontitud del victorino y las ganas del diestro que, muy dispuesto, hasta en algunas ocasiones estuvo un punto acelerado al acortar las distancias. La buena estocada final y el conjunto de su actuación le valió el trofeo.

Pepe Moral también se presentaba en Sanlúcar y encontró al toro que necesitaba. El sexto «Milhijos» fue un toro de lío gordo que se empleó en el caballo y metió la cara en los engaños con mucha calidad. No paró de embestir ni de humillar a la muleta de Moral por ambos pitones. Un auténtico toro bravo que puso en pie a los tendidos que pidieron el indulto después de innumerables muletazos.

Saludó con el tercero, «Venenoso», que levantó las tablas del burladero en un derrote de salida antes del recibo a la verónica de Moral y puso en apuros a la cuadrilla. El de Victorino tenía emoción en su embestida y el de Los Palacios lo aprovechó solo de forma intermitente. Su tarde ya la había arreglado con el feliz indulto.