Alberto Entrerríos, en el anuncio de su nombramiento como entrenador del Nantes
Alberto Entrerríos, en el anuncio de su nombramiento como entrenador del Nantes

BalonmanoAlberto Entrerríos, entrenador del Nantes

Después de tres temporadas como asistente de Thierry Anti, el español toma las riendas del conjunto francés a partir del 1 de julio de 2019

Actualizado:

El entrenador español de balonmano cotiza alto en territorio nacional y también en el extranjero. En cada competición europea o mundial, los banquillos de los equipos que llegan a rondas finales suelen tener apellido español. En la pasada Champions, los cuatro entrenadores que lucharon por el título fueron Xavi Pascual (Barcelona), David Davis (Veszprem húngaro), Talant Dujshebaev (Kielce polaco) y Roberto García Parrondo (Vardar de Macedonia). Y no solo en clubes, también en combinados nacionales. En el pasado Mundial de Alemania y Dinamarca, seis países contaron con directores de orquesta españoles: Túnez (Toni Gerona), Argentina (Manolo Cadenas), Macedonia (Raúl González), Qatar (Valero Rivera), Chile (Mateo Garralda), Egipto (David Davis) y España (Jordi Ribera).

La fórmula mágica sigue progresando con Alberto Entrerríos, hasta ahora asistente de Thierry Anti en el Nantes, y, a partir del 1 de julio de 2019, entrenador principal de uno de los equipos más potentes del balonmano mundial.

«Veinte años de carrera como jugador profesional, cuarenta títulos ganados con sus diferentes clubes, dos veces campeón del mundo con la selección española en la que fue capitán... Alberto Entrerríos se unió al HBC Nantes en 2012, terminando su carrera a las orillas del Loira en 2016 antes de tomar asiento en el banquillo púrpura junto a Thierry Anti al comienzo de la temporada 16-17. En 3 temporadas como entrenador asistente, gana la Copa de Francia en 2017 y el Trofeo de Campeones en 2017; y juega la final de la Liga de Campeones en Colonia en mayo de 2018», concede el comunicado del club. Y así se expresaba el presidente del Nantes, Gaël Pelletier: «Nuestro club siempre ha proyectado a largo plazo construir un colectivo estable y eficiente. Con las salidas programadas de algunos ejecutivos, fue necesario confiar la composición del nuevo plan de juego a los que tendrán en sus manos el proyecto deportivo a largo plazo. Nuestra voluntad se dirigió a las habilidades de Alberto, con la ayuda de Gregory [Cojean]. Un tándem que presenta hoy todas las garantías para continuar nuestro progreso, con la voluntad del club de seguir creciendo de forma deportiva y estructural».

Entrerríos comparte con muchos de sus homólogos haber sido jugador antes que entrenador. Anunció que se retiraba de la selección después de lograr el oro mundial en el Palau Sant Jordi de Barcelona. Un par de años más tarde, en 2016, decidió aparcar definitivamente el balonmano activo, con 39 años, ya en Nantes, donde disfrutó de sus últimos momentos como jugador. Pero para alguien que ha pasado toda su vida dentro del 40x20, era un paso lógico continuar pegado al deporte que le ha reportado el reconocimiento, las medallas y, sobre todo, el cariño de compañeros, rivales y afición.

Manteado por sus compañeros tras ganar el oro en el Mundial de España 2013
Manteado por sus compañeros tras ganar el oro en el Mundial de España 2013 - EFE

El club Naranco, en Oviedo, perfiló al adolescente. El Ademar León guió su crecimiento hasta conquistar el primer título de Liga en 2001. Pasó por el Barcelona pero se hizo indispensable para el Balonmano Ciudad Real, donde militó nueve años y logró un botín de seis Copas Asobal, cinco Ligas y tres Copas de Europa. Vistió brevemente la camiseta del Atlético de Madrid antes de dar el salto al extranjero visto el desvarío en que se había convertido el balonmano en España. Recaló en el Nantes, donde antes aplaudieron sus goles y ahora celebran sus directrices desde el banquillo.

Aunque Entrerríos siempre fue más jugador de equipo que individual, con un carácter de capitán con el que catapultó a la selección española desde que se incorporara en el año 1998. En el año 2000, en el Europeo de Croacia, donde ganó su primera medalla internacional, un bronce. Otro bronce, esta vez olímpico, sumó en los Juegos de Pekín 2008. El bronce mundial llegó en 2011. Conquistó la plata europea en Suiza 2006. Y los oros llegaron a pares en sendos mundiales: el de Túnez en 2005 y el de España, en 2013; el broche perfecto para este jugador solidario en la pista y un rockero fuera. Hoy, con 42 años, sigue el rock and roll en Nantes.