Carlos Ortiz, capitán de la selección española de fútbol sala
Carlos Ortiz, capitán de la selección española de fútbol sala - ALBERTO FANEGO
Europeo de Fútbol Sala

Carlos Ortiz: «Siempre vamos a por el título y esta vez no va a ser menos»

«No somos tan consistentes como en otras ápocas, pero hay más calidad individual», señala el capitán de España

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La nueva configuración que la UEFA ha hecho de sus torneos de selecciones ha propiciado que el Europeo de Eslovenia que se disputa en Liubliana del 30 de enero al 10 de febrero sea el último del actual formato, celebrado cada dos años. El próximo no tendrá lugar hasta 2022 por lo que los 34 años que figuran en el DNI de Carlos Ortiz hacen altamente probable que, aunque pueda llegar al Mundial de 2020, este sea el último Europeo para este madrileño, capitán del Movistar Inter y de la selección española.

Ortiz llega en un momento dulce a la cita eslovena y con el reconocimiento de haber sido nombrado recientemente segundo mejor jugador de fútbol sala del mundo, solo por detrás del portugués Ricardinho, su compañero en el Inter. Confía en el buen trabajo hecho por el equipo para preparar el Europeo y avisa de que el objetivo de España es siempre pelear por el título, aunque advierte que es la competición la que marca al final cual es el lugar de cada uno.

Este Europeo es la primera gran oportunidad para resarcirse de la decepción del Mundial de Colombia, donde España cayó eliminada antes de lo esperado.

Somos conscientes de que en Colombia no estuvimos a nuestra altura. Es verdad que las fechas en las que se juega el Mundial no nos benefician porque aquí estamos en plena pretemporada pero no representamos bien a nuestro país y tenemos que cambiar esta imagen y hacer un gran Europeo e intentar traer otra vez el título para España.

¿Cómo ve al equipo de cara al inicio del Europeo?

Este grupo me recuerda mucho al que fue a Serbia hace dos años, en el que después de tantas lesiones y bajas de última hora el grupo se unió más y dio un paso adelante. Esta es una selección con mucha ambición, han venido jugadores nuevos con mucha ilusión, y tenemos esa espinita del pasado mundial. Aquí todos están con ganas de intentar aportar, todos dando su opinión siempre de manera constructiva. Y en la parte humana la relación del grupo es fantástica.

¿Les ha dado tiempo a preparar los desafíos que esperan en Liubliana? Aparte del resto de favoritos, el resto de rivales cada vez llegan más preparados.

Las sensaciones son muy buenas, estamos trabajando muy bien y el partido contra Tailandia nos vino muy bien para reforzar todo lo que hemos trabajado. Y como el ambiente es fantástico y el trabajo es muy bueno las sensaciones son inmejorables. Pero es cierto que luego llegas allí y la competición te va marcando dónde estás. Nosotros siempre vamos a intentar ganar, siempre vamos a intentar llevarnos el título y esta vez no va a ser menos.

Sobre el papel, no deberían tener problemas para superar la fase de grupos, donde se miden a Francia y Azerbaiyán.

Son dos selecciones que hemos jugado recientemente contra ellos. En Francia jugamos dos partidos el año pasado y nos costó un mundo ganarles, y con Azerbaiyán jugamos el pasado Mundial de Colombia y también es una selección muy hecha, que compite bien y físicamente son fuertes, con muchos nacionalizados. Tenemos que hacer las cosas muy bien si queremos sacar los seis puntos en el grupo.

Carlos Ortiz
Carlos Ortiz - ALBERTO FANEGO

Hablaba de que el ambiente es muy bueno. Muchos de ustedes se conocen desde hace muchos años e incluso son amigos lejos de las pistas. ¿Eso dificulta su labor como capitán?

No, porque sabemos distinguir muy bien cuándo hay que trabajar y cuándo es el momento de estar de cachondeo o pasando un rato ameno entre nosotros. Tenemos la suerte de que todo el mundo sabe a lo que viene, sabe cuándo hay que ponerse el mono de trabajo y cuando estar distendido, así que la labor del capitán es muy sencilla.

¿Y cómo se lidia con la situación de compartir equipo con los que en el resto de la temporada son su más acérrimos rivales? Aquí se ven la cara con jugadores con los que saltan chispas en los enfrentamientos ligueros o coperos...

Son muchos años compartiendo selección. Es fácil cambiar el chip porque aquí todo el mundo es consciente de que está defendiendo a su país, de que entras en otra dinámica y hay que olvidarse un poco de lo que tú defiendes cada fin de semana. De hecho ya cuando jugamos unos contra otros es cierto que en los partidos pueden saltar chispas y estar el ambiente calentito, pero cuando termina el partido eso se olvida porque después somos compañeros de selección y en unos meses nos vamos a ver.

El fútbol sala ha cambiado mucho en los últimos años, pero España siempre ha sabido adaptarse para seguir en la élite europea y mundial.

En todos los torneos que ha ganado España la selección se ha basado en la consistencia, en la defensa, es verdad que con jugadores muy inteligentes, que sabían leer muy bien los partidos, aparte de que había mucha calidad individual. Esta selección es cierto que no somos tan consistentes como antes pero creo que hay más calidad individual. A lo mejor nuestros partidos son un poquito más alocados, no los tenemos tan controlados, pero hemos sabido contrarrestar unas cosas con otras. También el tipo de jugador es cómo te marca cómo vas a jugar.

Teniendo en cuenta que el Europeo pasa a disputarse cada cuatro años y el próximo no será hasta 2022, ¿Será este el último en el que Carlos Ortiz porte el brazalete de España?

La verdad es que se complican las cosas, sí. El Europeo pasa de dos a cuatro años y yo ya tengo 34 años así que llegar a otro Europeo ahora mismo lo veo lejos. Nunca se sabe cómo te va a respetar el cuerpo, cómo te vas a encontrar, pero lo veo complicado.