Kike Boned, en su etapa como jugador, en una concentración de la selección
Kike Boned, en su etapa como jugador, en una concentración de la selección - ARCHIVO ABC
Conflicto RFEF-LNFS

La carta abierta de una leyenda del fútbol sala español a Luis Rubiales

Kike Boned expresa al presidente de la RFEF su tristeza y preocupación por la situación que está viviendo este deporte

«No podemos permitir que un conflicto de intereses sea un perjuicio para todos los que trabajamos y amamos este deporte»

Actualizado:

La propuesta de Luis Rubiales y la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) a los clubes de la Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS), por la que les ofrece hacerse cargo de la organización y estructura de este organismo, así como de la gestión de sus derechos audiovisuales a cambio de una cantidad cercana a los dos millones de euros, está provocando un cisma en el futsal español.

La reunión de la RFEF con los clubes provocó una dura respuesta horas después de la patronal de los clubes, afeando «este hecho inédito e impropio de una institución como la Real Federación Española de Fútbol», además de la «falta de lealtad institucional» por esta «situación indecorosa».

Y este viernes, un día después, la RFEF r espondió a su vez a través de otro comunicado oficial manifestando su «total contrariedad» por la nota oficial de la LNFS y recordándole que tiene «capacidad y competencia» para reunirse con los clubes «sin un intermediario impuesto por una parte», lamentando que el Javier Lozano, presidente de la LNFS quiera «dinamitar» la negociación.

El resultado es un panorama desalentador de cara al futuro próximo en el fútbol sala español. Un espacio que comienza a dividirse entre los clubesque ven con buenos ojos la propuesta de la Federación y los que se mantienen fieles a la Liga.

Ante esta situación no ha podido permanecer impasible Kike Boned, leyenda del fútbol sala nacional y en la actualidad vicepresidente de un club histórico como ElPozo Murcia y embajador de la LNFS. Una de las voces más sensatas y comedidas de este deporte en los últimos años, tanto jugador como ahora directivo, por lo que su «carta abierta» a Luis Rubiales, pese a su relación laboral con la LNFS, es un documento con evidente valor.

En tono conciliador, el dos veces campeón del mundo y cinco campeón de Europa con la selección española, traslada al presidente de la Federación su «preocupación y tristeza por la situación que el fútbol sala español está viviendo en las últimas semanas».

Tono conciliador y alguna pulla

«Soy plenamente consciente del conflicto de intereses que en torno a nuestro querido fútbol sala existe en la actualidad (ojalá hubiéramos sido siempre tan anhelados), pero no nos podemos permitir que dicho conflicto suponga un perjuicio para todos y todas los que de una u otra manera trabajamos y amamos este deporte», añade con una pequeña pulla hacia el ente federativo.

«Agradeciéndole su interés por la mejora de nuestro deporte y sin dudar de las buenas intenciones de su propuesta, me permito compartir con usted mi visión en torno a la necesidad de ser capaces de encontrar la fórmula que respete a cada uno de los protagonistas que en los últimos 30 años -los que dura la gestión de la LNFS- han construído la historia del fútbol sala español. Un escenario en el que no puede sobrar ni faltar nadie», añade.

El que fuera jugador insignia de ElPozo Murcia reconoce la importancia de la Federación en el fútbol sala: «Necesitamos a la RFEF como eje vertebrador de nuestro deporte. Hace treinta años tomamos una decisión y pese a que mucha gente no estará de acuerdo conmigo (sobre todo hoy), creo que fue la acertada». También alude a la importancia de los sindicatos para la defensa de los derechos de los jugadores y recuerda las luchas en las que tomó parte en el pasado, pero «siempre desde el respeto y la honestidad por aquello que uno defiendey hacia aquel al que se lo reclama».

Pero resalta Kike la necesidad «de una LNFS independiente que siga luchando por ser 'la mejor liga del mundo'», pues como resalta «han sido treinta años de dificultades, alegrías, penurias y éxitos hasta ser reconocida de manera unánime en el mundo del fútbol sala como un ejemplo de gestión en el que todos se fijan», con «unos clubes con estructuras cada vez más profesionalizadas que mantengan su independencia, autonomía de gestión y capacidad de decisión».

Mantener el respeto institucional

El exjugador pone como ejemplo del modelo de relación federación-liga al baloncesto, el tenis, el balonmano y se pregunta «por qué no seguir apostando por esta fórmula en el mejor momento para nuestro deporte tras treinta años de relación? ¿Por qué romper precisamente ahora ese 'status quo' que con tanto esfuerzo nos ha traído hasta aquí?». Kike se refiere a la «supuesta falta de profesionalismo» de la que «derivan la gran mayoría de nuestros problemas y quizá la respuesta a mis preguntas anteriores».

Y pide que no se llegue «a un escenario diferente al del respeto institucional, con el diálogo como única vía posible de un convenio de coordinación que rija el futuro del fútbol sala por encima de intereses o enfrentamientos personales».

Cierra la misiva Kike Boned compartiendo su objetivo: «intentar seguir tendiendo puentes que nos permitan llegar a un acuerdo por el bien del fútbol sala español».