El Jaén rompió todos los pronósticos en Ciudad Real
El Jaén rompió todos los pronósticos en Ciudad Real - EP

Copa de EspañaLa final que hizo creer al futsal

Barça y Jaén reeditan hoy su decisivo choque de 2015, que convirtió en reales las aspiraciones de los más modestos. Antes, Osasuna Magna y Peñíscola se medirán sobre a pista de La Fonteta

ValenciaActualizado:

La XXX edición de la Copa de España de fútbol sala avanza hacia las semifinales con pronósticos inciertos. Con las gradas de la Fuente de San Luis ansiosas por ver a los grandes en dificultades, los dos primeros partidos del torneo cumplieron sus expectativas, si bien al final los poderosos lograron salir airosos. Mucho menores en presupuesto y por tanto en calidad, el Palma Futsal y el Levante no solo vendieron cara la derrota sino que por momentos tuvieron el triunfo en sus manos. De haberlo logrado no habría extrañado y eso es gracias a la gesta que el Jaén Paraíso Interior protagonizó en la edicion de 2015 en Ciudad Real. El torneo de los amarillos y fundamentalmente su final contra el Barcelona Lassa fueron decisivos para cambiar la mentalidad de la clase media de la liga española. Javier Lozano, presidente de la LNFS, siempre se refiere a la Copa de España como el torneo de las sorpresas, e históricamente así ha sido, si bien en sus primeros años era porque la igualdad era mayor y en la época más reciente estas se producían en los primeros partidos más que a la hora de levantar el título. Y eso lo cambió el modesto club jienense en la cita del Quijote Arena.

Triunfo contra la lógica

El Jaén debutaba en la cita manchega, siendo además el primer club andaluz en jugar la Copa después de 26 años. Solo había pasado una temporada desde que había regresado a la máxima categoría del fútbol sala, en la que no había logrado mantenerse con regularidad a lo largo de su historia pese a que en la era anterior a la LNFS había llegado a conquistar incluso títulos europeos. Era un bloque sólido, con jugadores de talento pero, sobre todo, de mucho trabajo. Su ajustado presupuesto, acorde con su situación, distaba mucho del de los grandes favoritos al título como Movistar Inter, ElPozo o el Barcelona, pero al menos le daba estabilidad después de años de cierta zozobra económica.

Los andaluces, que en lo único que eran superiores a priori era en el apoyo de sus aficionados, hicieron un torneo ejemplar. Batieron a ElPozo en cuartos, supieron sacar adelante una agónica semifinal ante Burela y se plantaron en el partido definitivo contra el todopoderoso Barça, que había dominado el torneo de 2011 a 2013. Nadie daba un duro por ellos más allá de la marea amarilla que poblaba las gradas, pero no solo ganaron sino que se comieron literalmente a los azulgranas en un choque que acabó 6-4.

Esta noche ambos equipos vuelven a medirse en el escenario copero con el último billete para semifinales en juego. La mayoría de los protagonistas de la histórica final ya no están, pues solo dos jugadores del Jaén y cuatro del Barça siguen en sus plantillas, pero el impacto de aquel partido fue tan grande que seguro estará presente en La Fonteta.

Una alternativa real

Pese a que desde 2015 el Jaén ha crecido tanto económicamente como deportivamente, siendo ya una alternativa real a los grandes después de volver a conquistar la Copa el año pasado en el madrileño WiZink Center ante el Inter de Ricardinho, el Barça parte como claro favorito. Sin embargo nadie considera descabellado que el equipo amarillo pueda batir de nuevo a los azulgranas. Son los ecos de su descomunal triunfo en 2015, que siguen resonando con fuerza.

El momento de Osasuna Magna

Antes, en el primer partido de cuartos de final del viernes, Osasuna Magna y Peñíscola decidirán otro billete para las semifinales. Un choque en el que los Navarros parten como claros favoritos por el magnífico estado de forma que atraviesan, que los convierten en otra de las alternativas a los tres favoritos.

El historial del conjunto de Imanol Arregui en la Copa de España es de desilusiones, pues siempre se quedaron a las puertas de hacer algo grande, pero si hay un año que puede cambiar su historia es este. Osasuna Magna se presenta en Valencia con un balance espectacular en la Liga Nacional de Fútbol Sala gracias a una brillante racha de partidos sin conocer la derrota. Y a ello se une el buen momento de algunos de sus jugadores como su estandarte, Rafa Usín.

Enfrente, el Peñíscola tratará de dar la sorpresa pese a que la baja de Juan Emilio, que recientemente hizo las maletas rumbo a Rusia tras recibir una irrechazable oferta, ha reducido considerablemente el arsenal que puede desplegar sobre la pista. A su favor tendrá, eso sí, la sabiduría estretégica de su técnico, Juanlu, capaz de preparar los partidos como pocos.

Los ganadores de las eliminatorias Barça-Jaén y Osasuna Magna-Peñíscola se encontrarán en la siguiente ronda, en el segundo partido de semifinales del sábado.