Voleibol femenino
Voleibol femenino - Juan Marin
Polideportivo

El deporte femenino sale de la penumbra

Siguiendo el ejemplo de Iberdrola, cada vez más empresas dan visibilidad a las deportistas españolas

Actualizado:

Una vez cada cuatro años, España descubre su pasión por deportes que el resto del tiempo permanecen en una situación de semiclandestinidad. Y entonces el espectador medio cae en la cuenta de que somos una potencia en especialidades tan diversas como el piragüismo, el triatlón o el bádminton. Especialmente invisibles fueron durante muchos años las deportistas de élite, rara avis en un país que, a excepción de Arantxa y Conchita, apenas contó con grandes referentes femeninas.

Llegaron por fin Mireia Belmonte, Carolina Marín y Ruth Beitia, y con ellas también los patrocinadores. De hecho, hay empresas que han decidido volcarse completamente con el deporte de las mujeres. Es el caso de Iberdrola, que desde esta temporada patrocina la Liga de fútbol femenino y que el pasado verano firmó un acuerdo con el Consejo Superior de Deportes para convertirse en el principal sustento del programa Universo Mujer.

Seis meses después, Carmen Cabrera, responsable de patrocinios de Iberdrola, realiza un balance positivo: «Estamos muy contentos con la repercusión de la Liga Iberdrola, el 80 por ciento de las jornadas se están retransmitiendo, las audiencias son interesantes y está incrementando la afluencia de público. Por ejemplo, el partido At. Madrid-Barcelona tuvo 14.000 aficionados y el Levante-Valencia 7.000. Además, cuando hablamos con las jugadoras nos dicen que 'por fin están saliendo en los medios'».

«En cuanto al resto de deportes -prosigue Cabrera- este acuerdo ha tenido muy buena acogida entre las federaciones y las deportistas. Estamos trabajando en el programa de actividades para el año que viene, y de las que hemos realizado este año, podemos destacar la clasificación de las selecciones de fútbol y rugby para jugar los europeos, y la participación que hemos tenido en otros campeonatos como el europeo de balonmano, el nacional de gimnasia rítmica, o en varios triatlones».

A la estela de Iberdrola, que destina 3,5 millones de euros, otras muchas empresas han decidido acogerse al programa Universo Mujer, pues permite deducciones de hasta un 90 por ciento de las aportaciones realizadas por las empresas. En 2016, la Subdirección General de Mujer y deporte ha aprobado un total de 312 actuaciones en 53 federaciones deportivas.

«Ahora mismo lo que se nota es que tenemos más notoriedad. Sería genial que más empresas se sumaran a este proyecto. Todo lo que sea apoyar al deporte femenino vendrá bien», asegura Aroa González, capitana de la selección de rugby, uno de los deportes beneficiados por el apoyo de Iberdrola. González pide continuidad: «Si seguimos por este camino y sobre todo se apuesta por la base, tendremos muchos frutos. Para mí, la clave es apoyar a la base, porque si ahí haces un buen trabajo, tendremos frutos en el equipo absoluto.

Por su parte, la piragüista Teresa Portela, considera que el apoyo al deporte femenino es una cuestión de justicia: «Hace unos años la participación olímpica de hombres y mujeres era muy desigual, pero ahora estamos más igualados y los diplomas y las medallas están ahí. Sabemos aprovecharlo», asegura, al tiempo que destaca la iniciativa de Iberdroba para que «haya otras empresas que se arranquen y vean que el deporte femenino puede mejorar todavía más».