Chema Olazábal, ayer en Augusta
Chema Olazábal, ayer en Augusta - EFE

Masters de AugustaOlazábal: «Después de 33 años, aún me tiemblan las piernas en Augusta»

El dos veces campeón del Masters de Augusta ve a García, Rahm y Cabrera con opciones de victoria

Enviado especial a AugustaActualizado:

Si hay un campo especial para un golfista, ése es el Augusta National. El recorrido, el ambiente y la historia que lo acompañan hacen que quien lo conoce aspire siempre a regresar. Y dado que al Masters solo se accede por invitación, la manera más «fácil» de conseguirlo es ganando una chaqueta verde, con lo que se asegura la entrada de por vida. Si, además, se consigue ese logro en dos ocasiones, como Chema Olazábal, se disfruta mucho más.

¿Qué siente al regresar un año más a este torneo?

Tengo unos recuerdos maravillosos de este sitio, es una semana única, con la historia que hay aquí y el ambiente que se respira en conjunto. Y si a todo esto le sumamos las ventajas de ser un ganador, porque tienes acceso todos los años al vestuario de los campeones o a la cena de honor, ya es estupendo.

Este es un torneo en el que los veteranos suelen dar guerra. Sus dos triunfos llegaron en los años 90 y el año pasado estuvo a un golpe de pasar el corte. ¿Se ve de nuevo capacitado para acabar arriba?

No, en absoluto. Ni yo, ni ninguno de mi generación. Con la manera en la que se prepara el campo en estos momentos es imposible que ningún cincuentón alcance las distancias que se necesitan para ser competitivo aquí.

Sin embargo, a un ganador como usted seguro que le sigue picando el gusanillo de vencer al campo...

Yo vengo sin opciones, pero que no se me interprete mal, siempre es un placer estar aquí. Es una semana fantástica, la forma en que organizan las cosas y cómo nos tratan es genial. Siempre quieres ganar y los nervios te atacan, por eso me siguen temblando las piernas cada vez me pongo en el tee del hoyo uno desde hace 33 años.

A sus 52 años, ahora compite en el Champions Tour americano. ¿Cómo se encuentra entre los veteranos?

El Champions es un circuito ideal y si estuviera jugando bien disfrutaría aún más. Estoy encantado de jugarlo. Pero ya estar aquí y no resentirme es especial, viniendo de cuatro o cinco años donde no podía hacer nada. Lo malo es que, aunque físicamente estoy bien, el juego me ha abandonado. Estoy intentando encontrar algo que me ayude a encontrar buenas sensaciones y lo estoy pasando mal. Es duro.

¿Qué han comentado hasta ahora entre ustedes sobre el National?

Bueno, cosas genéricas, sobre todo de lo que te cambia la vida cuando ganas un grande y de lo importante de que sea precisamente aquí donde te estrenes. A partir de ahí asciendes a un escalafón superior en tu carrera y, lo más importante, es que tienes que dejar de contestar a la pregunta de que cuándo vas a ganar un major.

Un torneo muy español

Aparte de sus dos éxitos y de los dos de Severiano Ballesteros, la victoria de Sergio García del año pasado ha devuelto al golf español el protagonismo en el Masters. Por eso el vasco está siendo el introductor del castellonense en los secretos del selecto club que ambos ahora comparten.

Aparte de chaqueta, van a compartir una taquilla en el vestuario. ¿Cómo se llevan de vecinos?

De momento ya veo que mi sitio está más lleno de lo habitual (bromea). ¡Si veo que empieza a ocupar mucho espacio le daré una pequeña regañina! No, ahora en serio, me hizo mucha ilusión cuando ganó el año pasado, le dejé una nota el año pasado antes de la última jornada para seguir con la costumbre de las que me ponía Seve y la cosa funcionó. Hay que conservar las tradiciones y seguir con el ambiente español en el vestuario.

¿Ve a algún otro compatriota sumándose a ustedes en breve?

Sí, por qué no. Jon Rahm tiene opciones este mismo año, porque tiene un potencial increíble, no solo en este campo sino en todos los majors. Y, luego, siempre he dicho que Rafa Cabrera tiene todas las condiciones necesarias para ganar un grande. Es muy trabajador y tiene un juego perfecto de tee a green. Sólo le falta interpretar mejor estos tapetes, que son terribles.

El torneo de este año se presenta muy abierto. ¿Ve a su amigo Tiger con opciones de ganar por quinta vez?

No me sorprendería. Estoy seguro de que ha trabajado al máximo para esta semana, por lo que puede meterse de nuevo en la pelea. Luego ganar o no, ya depende de otras cosas.